Público
Público

Acuerdo en la UE para que la banca pague sus crisis

Se ultima el sistema europeo de supervisión financiera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Vuelta al colegio para las instituciones europeas. En su pupitre, el Parlamento Europeo y los gobiernos de la UE se encontrarán con una de las cuestiones más espinosas y relevantes de la agenda comunitaria: el paquete legislativo de supervisión financiera, que prevé la creación de tres autoridades europeas encargadas de controlar el sector bancario, bursátil y de seguros.

Desde hoy hasta el jueves, las delegaciones de la Eurocámara y de la presidencia belga de la UE (en nombre de los gobiernos de los Veintisiete) se reunirán para intentar cerrar un acuerdo, que sería ratificado por el Parlamento Europeo a finales de septiembre y entraría en vigor en 2011. Si hace poco sus posturas eran e opuestas, el acuerdo ahora está al alcance de la mano.

Una autoridad bancaria podría exigir cambios en las entidades

En este sentido, el eurodiputado José Manuel García-Margallo, ponente de este paquete en la Eurocámara, asegura que se han producido 'cambios muy importantes' en los gobiernos de la UE. Estos estarían dispuestos a establecer un fondo prefinanciado por los bancos para costear futuras crisis y otro de garantía de depósitos. Según el eurodiputado del PP, 'hace unos meses esta propuesta era considerada casi utópica', pero la presión del Parlamento ha dejado a punto de caramelo la aprobación de este fondo, para que sean los bancos los que financien futuros rescates en el sector.

Los nuevos organismos de supervisión también ejercerán un control sobre las actividades de las agencias de calificación crediticia. Asimismo, dirimirán las divergencias entre autoridades nacionales y contribuirán a la elaboración de normas europeas.

Otro punto en el que el Parlamento habría logrado un alto grado de convergencia es en el establecimiento de herramientas para evitar que el hundimiento de las entidades ponga en peligro la estabilidad financiera. Entre otras, el Parlamento quiere que la autoridad bancaria pueda exigir ajustes en su capital, nombramientos o sustituciones de altos cargos, ventas de activos, la creación de un banco tóxico o incluso la propiedad pública temporal de la entidad.

Nuevos organismos controlarán las agencias de calificación

Asimismo, los Veintisiete han aceptado que las autoridades europeas puedan prohibir temporalmente operaciones que puedan suponer un riesgo para el conjunto del sector financiero, como las ventas de valores a corto.

En general, las decisiones adoptadas por las autoridades europeas serán dirigidas a través de las autoridades nacionales. Si estas no logran sus objetivos, el supervisor comunitario podrá dirigirse directamente a las entidades afectadas. La propuesta también prevé la creación de un Consejo Europeo de Riesgos Sistémicos, encargado de alertar cuando aprecie riesgos para la estabilidad financiera.