Público
Público

Las acusaciones ven pruebas contundentes para demostrar la culpabilidad de Mainar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La acusación particular y popular en el juicio por el asesinato del alcalde de Fago, Miguel Grima, que comienza el lunes en la Audiencia Provincial de Huesca, coinciden en que hay pruebas muy contundentes para demostrar la culpabilidad del único acusado, el ganadero y guarda forestal Santiago Mainar.

El letrado de la familia del alcalde, Enrique Trebolle, ha explicado a Efe que existe una declaración inculpatoria de Mainar (de la que posteriormente se retractó) en la que se exponen todo tipo de detalles sobre cómo ocurrieron los hechos, pero además hay otros "datos periféricos", sobre los que no ha querido dar detalles, que, a su juicio, corroboran dicho testimonio.

Para este letrado, "hay pruebas suficientes para desvirtuar la presunción de inocencia" de Santiago Mainar, del que se obtuvieron pruebas de ADN que lo vincularían con los hechos, aunque no se ha encontrado la escopeta con la que efectuó el disparo mortal, de la que, según declaró inicialmente, se deshizo echándola en el remolque de un camión con matrícula extranjera.

El alcalde murió de un disparo de postas realizado supuestamente por Mainar con una escopeta la noche del 12 de enero de 2007, en una emboscada preparada en la carretera por la que regresaba en su coche a casa tras asistir en Jaca a una reunión del Consejo Comarcal de la Jacetania, según el fiscal.

Su familia denunció la desaparición y el cadáver fue localizado al día siguiente, junto a la carretera. Poco después, agentes especiales de la Guardia Civil iniciaron una intensa investigación -que se extendió a todos los vecinos de Fago, lo que generó una gran tensión- que concluyó veinte días después con la detención del guarda forestal, en su granja de vacas, donde vivía solo.

El lunes comienza el juicio y se espera que, en las ocho jornadas que se prevé que dure, declaren 122 personas, entre ellas testigos, peritos y guardias civiles, además de Mainar.

Su testimonio será el primero de la vista oral ante un tribunal profesional porque "lo marca la Ley" de forma "muy clara", apunta Trebolle, para rechazar la posición de la defensa de Mainar, que representa el abogado Marcos García Montes, quien ha reclamado sin éxito un jurado popular.

Para Trebolle, el caso está "muy encauzado", por lo que ha excluido, "desde el punto de vista razonable y profesional", que se presente "cualquier tipo de sorpresa", a la vez que ha remarcado que la familia de Grima sólo desea que se celebre el juicio y que "se haga justicia con todas las consecuencias".

En el caso también se ha presentado como acusación popular el Partido Popular (PP), en cuyas listas se presentó Grima a las elecciones municipales de 2003, que ganó con el 70 por ciento de los votos, derrotando a Santiago Mainar, quien encabezó una lista del PSOE, ambos como independientes.

Esta pugna política fue, según reconocen todas las partes, un episodio más de la rivalidad y enfrentamiento personal -con varias denuncias cruzadas en los tribunales- que llegaron a mantener ambos, que sorprendentemente llegaron a Fago a principios de los años ochenta desde Zaragoza, cuando eran amigos.

Para el abogado de la acusación popular, José María Viladés, el tribunal tendrá en cuenta esa "animadversión" y "el odio" que tenía el imputado contra la víctima, que hizo públicos en los medios de comunicación, con "barbaridades" sobre el edil al que llegó a llamar "tirano o reyezuelo".

En declaraciones a Efe, se ha mostrado confiado en el tribunal profesional que juzgará a Mainar, ya que "la mediatización y la publicidad" que este caso ha tenido no le afectará, a diferencia de lo que podría haberle ocurrido a un jurado popular.

El fiscal y los abogados de la familia y del PP piden para el acusado 21 años de prisión, 20 por asesinato y uno por tenencia ilícita de armas.