Público
Público

El acusado de asesinar a una anciana en un geriátrico reconstruye el crimen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La anciana presuntamente asesinado en el centro geriátrico La Caritat de Olot, Paquita Gironès, ha sido enterrada hoy martes, mientras el acusado de su muerte, Joan V., ha participado en la reconstrucción del crimen.

El acusado, pendiente de su paso a disposición judicial, ha accedido de forma voluntaria a esta diligencia con la que la Policía Autonómica pretende descubrir quien hizo ingerir a la víctima un producto que acabó con su vida en la madrugada del pasado lunes, según ha confirmado la autopsia realizada al cadáver.

Paquita Gironès ha sido enterrada este martes en el cementerio municipal de Olot sin que, por el momento, se conozca el móvil del crimen.

Hasta ahora, los Mossos d'Esquadra únicamente han descartado prácticamente el móvil económico, ya que el centro La Caritat, regentado anteriormente por religiosas y en la actualidad por una junta de la que forma parte el Ayuntamiento de la población en calidad de vocal, acoge habitualmente a personas de escasos recursos.

Los familiares de ingresados y personas relacionadas con la residencia que se han acercado a la misma se han mostrado sorprendidos por la acusación que pesa sobre Joan V., del que han destacado su buen trato con los ancianos, incluida la víctima, de 85 años y cuyo estado de salud era muy precario.

La reconstrucción de los hechos con presencia del detenido ha comenzado sobre las 11:30 horas y se ha prolongado unas dos horas.

Posteriormente, Joan V. ha regresado a la comisaría de los Mossos d'Esquadra de Olot, pendiente de su paso a disposición judicial una vez la Policía Autonómica reúne acabe la investigación.

Entre las declaraciones de sorpresa por la detención de Joan V. a las puertas del centro figura la de una ex trabajadora de la residencia, Roser García, quien ha destacado el "cuidado" con el que quien fue su compañero se relacionaba con los internados.

Roser ha confirmado también la deteriorada salud de Paquita Gironès, por la que nada pudieron hacer los servicios sanitarios tras su traslado desde el centro al hospital de Olot después de que se la encontrase al borde del fallecimiento la noche del domingo y de que, certificada la muerte, se confirmase la presencia en su organismo de una sustancia tóxica que le había abrasado boca y tráquea.