Público
Público

El acusado de espionaje "Juan Lázaro" admite que no es uruguayo y trabajaba para Rusia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Uno de los sospechosos de haber espiado en EE.UU. a favor de Rusia, "Juan Lázaro", admitió hoy ante la fiscalía de Nueva York que trabajó para los servicios de espionaje del Gobierno de Moscú y que no es uruguayo.

Ese imputado, casado con la también detenida Vicky Peláez, una periodista peruana que trabajaba para El Diario/La Prensa, admitió que "Juan Lázaro no es su nombre real" y "no nació en Uruguay", además de que trabajaba para los servicios de espionaje rusos, que también pagaron su casa de Yonkers, según los documentos presentados hoy por la fiscalía.

Como "acusado número 8, también conocido como Juan Lázaro", aparece el esposo de Peláez en los documentos de la Justicia estadounidense, que también señalan que "tras su detención el 27 de junio realizó una amplia declaración en la que admitió, entre otras cosas, que no nació en Uruguay".

"Aunque él (Lázaro) dijo que amaba a su hijo, ni siquiera por él violaría su lealtad al Servicio. Lázaro se negó a dar su verdadero nombre", se precisa en esos documentos.

Vicky Peláez y "Juan Lázaro" comparecen hoy, al igual que otros acusados, ante el tribunal federal de Nueva York para que se les lean los cargos y para que el juez que instruye el caso, Richard Ellis, determine si les pone en libertad bajo fianza, que podría ser por encima de los 250.000 dólares.

Asimismo, agrega la fiscalía en su acusación, admitió que "Juan Lázaro no es su verdadero nombre y que Peláez viajó a un país de Suramérica en 2000 y entregó, en su nombre, cartas al 'Servicio'", nombre con el que se refieren a los servicios de inteligencia rusos.

Entre las pruebas presentadas por la fiscalía general y el FBI figura que "Lázaro habló de su niñez en Siberia", tal como aparece en algunas de las escuchas que el FBI durante años realizó en la casa de Yonkers (al norte de Nueva York) de la pareja latinoamericana.

También se señala que "el 20 de febrero de 2002, después de que Peláez regresara de un viaje a un país suramericano donde recibió dinero del Servicio, se les grabó a ella y a Lázaro una conversación en la que hablan del dinero escondido en el equipaje de Peláez" y diciendo que ese dinero "era todo para ellos, para la casa".

Asimismo, presentaron comunicaciones de Lázaro del 23 de noviembre de 2002 retransmitiendo por radio desde su casa de Yonkers "al centro de Moscú sobre el conflicto de Chechenia".

En declaraciones a Efe, el abogado de Peláez dijo que su defendida le había expresado su "total inocencia" respecto de esas acusaciones hacia ella y su esposo.

"Vicky dice que esos cargos son auténtica ciencia ficción y que no tiene nada que ver con ello. Ella piensa que la motivación para la acusación viene de su columna y por las posiciones antiestadounidenses que asume en ellas", precisó Moreno.

Además, fuentes de la fiscalía general en Nueva York indicaron que la vista prevista en el caso contra Tracey Lee Ann Foley y Donald Howard Heathfield se ha pospuesto hasta el 16 de julio.

La fiscalía de Nueva York ha notificado ya al tribunal su intención de utilizar en el proceso la ley de vigilancia de inteligencia extranjera (FISA, por su sigla en inglés) de 1978.

También distribuyeron una foto de uno de los acusados, el supuesto ciudadano canadiense Christopher Metsos, que fue detenido en el aeropuerto chipriota de Larnaca y puesto en libertad bajo fianza por las autoridades de ese país, y ahora en paradero desconocido.

Las acusaciones contra Metsos, precisaron las fuentes, se han presentado en el tribunal federal del distrito sur de Nueva York.

Metsos fue detenido cuando intentaba volar a Budapest, y según diversos medios estadounidenses podría ser el jefe de los detenidos o el contacto que hacía de intermediario con lo que en los documentos de la fiscalía es llamado el "centro" en Moscú.

En la documentación llevada ante ese tribunal se presenta a los imputados como "acusado" seguido de un número que va de uno a ocho, y los nombres de cada uno de ellos bajo la acepción de "también conocido como", a excepción de Vicky Peláez, la periodista peruana detenida y que podría ser la única de todos ellos que utilizaba su nombre verdadero.