Público
Público

El acusado de la muerte de Michael Jackson decide no testificar en su defensa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El doctor Conrad Murray, acusado de homicidio involuntario en la muerte de Michael Jackson, declinó hoy subir al estrado para contar al jurado su versión de lo ocurrido la jornada del fallecimiento del "rey del pop".

El médico había sido aconsejado por sus abogados de que no testificara, a pesar de lo cual el juez encargado del caso en la Corte Superior de Los Ángeles, Michael Pastor, insistió en recordarle al acusado que estaba en su derecho de declarar en su defensa.

"Mi decisión es no testificar", dijo Murray, de 58 años, tras hacer una pausa para mirar a sus dos abogados, que según publicaron hoy algunos medios en EE.UU. no se habían puesto de acuerdo sobre qué era lo más conveniente para su cliente.

En caso de haber decidido prestar testimonio, Murray podría haberse dirigido al jurado y haberle explicado en primera persona qué pasó cuando falleció Jackson, aunque se hubiera tenido que enfrentar a las preguntas de la Fiscalía sobre las supuestas negligencias graves que cometió en el cuidado del cantante.

La defensa de Murray dio por terminadas sus presentaciones hoy y el ayudante del fiscal del distrito David Walgren pidió la comparecencia de nuevo del médico Steven Shafner, testigo clave de la acusación.

Walgren repasó las declaraciones del anestesista experto de la defensa Paul White con la intención de que Shafner refutara la teoría de que Jackson se inyectó la dosis de fármaco que le causó la muerte, tal y como arguyeron White y los abogados de Murray.

La Fiscalía considera que el acusado es culpable de homicidio debido a una serie de "flagrantes negligencias" que llevaron precipitadamente al final de la vida de Michael Jackson.

El "rey del pop" falleció el 25 de junio de 2009 víctima de una intoxicación aguda de propofol, un anestésico de uso hospitalario que el artista usaba con frecuencia para combatir el insomnio, según se ha puesto de manifiesto en la Corte.

Murray reconoció a la Policía que dio una dosis de propofol a Jackson horas antes de su muerte, pero en una cantidad no letal, y que posteriormente abandonó el dormitorio de Jackson unos minutos.

A su regreso vio que el cantante yacía inerte en la cama.