Público
Público

El acusado de la muerte de Svetlana Orlova niega el hallazgo de sangre de ésta en casa de sus padres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presunto autor de la muerte de la joven rusa Svetlana Orlova, que murió degollada en noviembre en Alicante, ha afirmado hoy que es "imposible" que hayan aparecido restos de sangre de la víctima en el domicilio de sus padres porque la única vez que fue allí tras la ruptura no hubo ninguna agresión.

Ante esta declaración, el abogado que representa a la madre de la fallecida, Rafael Mira, ha dicho que la conclusión "es clara" y que si ella no fue agredida allí y en el núcleo familiar del acusado hay tres personas, "sólo caben tres posibilidades: que uno de los tres llevara la sangre al domicilio".

Svetlana falleció en Alicante el pasado mes de noviembre, supuestamente, a manos de su ex pareja, Ricardo, quien le asestó una puñalada mortal que, según ha relatado hoy Mira, "le cortó la yugular, le seccionó la carótida y alcanzó la vértebra".

Ricardo, quien no reconoció los hechos y sostuvo que en el momento de la agresión estaba en casa de sus padres, fue ingresado en prisión provisional acusado de un delito de homicidio y actualmente se encuentra en un centro penitenciario de Granada.

El acusado ha declarado hoy ante el Juzgado de Violencia de Género número 1 de Alicante, que instruye esta causa, a petición de la acusación particular y ante las nuevas pruebas encontradas, entre ellas los restos de sangre localizados en la galería de la vivienda de los padres que, según los análisis de ADN, pertenecen a Svetlana.

Mira ha indicado que el procesado ha manifestado que esto era "imposible", pero el letrado ha argumentado que "no hay lugar a dudas" porque los resultados tienen una "certeza indudable", se recogieron en un reconocimiento autorizado y se contrastaron "con muestras indubitadas del acusado y la víctima".

Según Mira, Ricardo sigue manteniendo su inocencia y ha negado, a preguntas del juez, "todos" los episodios de violencia anteriores al homicidio que, según varios testigos, habrían ocurrido y ellos mismos habrían presenciado.

El acusado ha reconocido que la relación entre sus padres y Svetlana "no era buena" y que durante el tiempo que estuvieron juntos coincidieron alguna vez "para comer", aunque una vez acabada la relación dejaron de verse.

Mira ha resaltado que el presunto homicida se encuentra "muy bien" físicamente, que ha cambiado "algo" su apariencia al dejarse "barba y perilla" y que le ha sorprendido su "estabilidad emocional" y la "frialdad" con la que se comporta, "como si le reclamaran 300 euros".

El abogado ha señalado que en la fase de instrucción en la que se encuentra la causa todavía quedan por resolver algunas cuestiones procesales, entre ellas el recurso que presentó contra la decisión del juez de no tomar declaración al padre de Ricardo como presunto inductor.

"Hay indicios suficientes para, por lo menos, traerle como autor inductor, sobre todo porque declara como coartada del hijo y existen declaraciones de hechos probados en sentencias anteriores que podrían acreditar circunstancias concurrentes en un tipo de autoría como la inducción", ha explicado Mira.