Público
Público

Acusados de complot siete altos mandos del Ejército turco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Siete altos cargos del Ejército tuco fueron acusados el miércoles de un supuesto complot para derrotar al Gobierno, de raíz islamista, lo que incrementa las tensiones políticas e incomoda a los inversores en el país candidato a entrar en la Unión Europea.

La cúpula militar, autodesignada guardiana de su arraigado sistema laico, tuvo una reunión de urgencia el martes por la noche y advirtió en un comunicado de una "situación grave".

El primer ministro, Tayyip Erdogan, se reunió durante la noche con su viceministro y con los ministros de Interior y Justicia tras su visita a España. Los detalles de esas conversaciones no se han desvelado.

El miedo a que esta situación escale está motivado por las numerosas intervenciones militares en la política de Turquía, miembro de la OTAN, aunque el Ejército ha dicho que los días de los golpes de Estado se han acabado.

El Ejército ha derrocado a cuatro gobiernos en los últimos 50 años, aunque no se cree factible que se den pasos similares ahora. El poder del Ejército ha quedado erosionado en los últimos años por las reformas diseñadas para facilitar el acceso a la UE.

Las tensiones se acrecentaron por un golpe policial sin precedentes el lunes en el que fueron detenidos 50 oficiales.

Los siete oficiales acusados son cuatro almirantes, dos jubilados y dos en servicio; un general de brigada retirado y dos coroneles retirados, informó la agencia de noticias estatal Anatolia.

Han sido encarcelados a la espera de juicio. Antes de que se les procese formalmente, están acusados de pertenencia a grupo terrorista y de intento de derrocar al Gobierno por la fuerza.

El Partido AK en el poder, al que los laicos acusan de intentar minar el sistema secular de Turquía a través de una gradual islamización de la sociedad, está inmerso en una profunda disputa con la judicatura. El partido niega las acusaciones.

Comandantes retirados de la fuerza aérea y la Armada y un antiguo vicerresponsable de las fuerzas armadas están entre los detenidos en la sede de la policía, a la espera de ser interrogados por la fiscalía.

La cúpula del Ejército ha dicho con anterioridad que las investigaciones sobre supuestos golpes de Estado estaban dañando la moral de las filas.

En un breve comunicado el martes que tenía el tinte habitualmente encubierto de sus notas, el Estado Mayor dijo que los altos mandos se habían reunido "para evaluar la grave situación que ha surgido".