Público
Público

Adam Greenfield, de Nokia, asegura que "el móvil será el mando a distancia de nuestra vida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El móvil se convertirá en un futuro no muy lejano en "el mando a distancia de nuestras vidas", será nuestro medio preferente de conexión a Internet, con él haremos pagos cotidianos como el del metro, y la información que generará dará a conocer las preferencias de los ciudadanos.

El responsable del diseño de interfaz de usuario y servicios de Nokia, Adam Greenfield, cree que de nuestros pequeños objetos de uso cotidiano, como el monedero o las llaves, el teléfono móvil será el que se imponga y sustituya a los otros.

En una entrevista con Efe, Greenfield ha anticipado un nuevo escenario, que él ha bautizado como "ubicuidad informática", en el que los dispositivos de telecomunicaciones -especialmente los teléfonos móviles con acceso a Internet- estarán presentes en todas partes, con lo que se creará una red interactiva entre sus distintos usuarios.

El responsable de Nokia -que ha participado esta semana en el encuentro tecnológico Urban Labs, organizado por el centro Citylab de Cornellà de Llobregat (Barcelona)- prevé una proliferación de la consulta y contratación de servicios desde el móvil en esta nueva sociedad en red, en la que los "objetos" se convertirán gradualmente en "servicios", ya que los usuarios no se preocuparán de que éstos sean de su propiedad, sino del uso que puedan obtener.

En este sentido, Greenfield aboga por utilizar sistemas para compartir automóviles, en vez de poseer uno que "está apagado veintidós horas del día".

A su parecer, el concepto de "propiedad" irá desapareciendo gradualmente para dar mayor prevalencia al de "compartir".

El hecho de que los datos generados por los teléfonos móviles de los ciudadanos queden registrados por las compañías de telefonía y los gobiernos conllevará, según Greenfield, numerosas ventajas en materia de gestión social, aunque también ciertas incógnitas.

El diseñador de Nokia sostiene que las ciudades "cambiarán" con la información en red y serán diseñadas con una "estructura más eficiente" a partir de la información facilitada por los móviles.

Por ejemplo, si los gobiernos municipales estudian los movimientos que hacen las personas en una ciudad -a través de la información suministrada por el localizador GPS de sus móviles- podrán decidir en qué lugares es "más eficiente" situar una parada de autobús o una farola.

En este nuevo escenario, las ciudades tendrán que responder de un "modo más personalizado" a las demandas de los ciudadanos, que dispondrán, con este flujo de información en red, de una mayor "capacidad y poder individual", apunta Greenfield.

Sin embargo, el responsable de Nokia alerta de las "lagunas legales" que existen en numerosos países acerca del uso que puedan hacer los gobiernos de los datos de los ciudadanos.

En cuanto a los retos de futuro que afronta el sector de la telefonía móvil, Greenfield anticipa un "período excitante" en el que coincidirán unas circunstancias "extraordinarias" de creatividad y colaboración.

En este nueva etapa, los "gurús" de la tecnología intentarán diseñar "todo lo que sea técnicamente posible", ya que se ha facilitado considerablemente el acceso a las infraestructuras de producción.

En este sentido, cita la página web de micromensajes Twitter -que fue ideada por únicamente tres personas-, como ejemplo de que empresas que ahora ponen en marcha "tres amigos en un garaje", antes requerían de todo un ejército de diseñadores.

Greenfield también prevé que si toda la infraestructura informática se desarrolla de forma "sostenible" se eliminará la distinción entre lo "real y lo virtual", con lo que se interrelacionaran las "experiencias físicas con las virtuales".

No obstante, lanza un serio aviso que puede frenar este desarrollo: "Las redes siempre fallan" y quizás, entonces, muchas personas ya no podrán vivir sin las prestaciones de su teléfono móvil.