Público
Público

Adictas a su agresor

Las mujeres maltratadas ven a aquellos que quieren protegerlas como intrusos en su vida personal. Cerca de 1,8 millones de víctimas en España no creen que sus parejas sean agresores'A lo malo t

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:


'Es una bellísima persona'. Sandra, la pareja sentimental de Antonio Puertas (el maltratador que ha dejado en coma a un hombre, Jesús Neira, que salió a defenderla de una paliza) no se considera una maltratada. Es más, exculpa a su pareja porque es politoxicómano y describe el maltrato al que estaba siendo sometida en plena calle en un simple 'forcejeo'. El pasado 2 de agosto, Puertas agredía en plena calle de Majadahonda (Madrid) a la mujer, y Neira, testigo de los hechos, recriminó al hombre su actitud. Puertas se encaró con él y le dio una paliza que le ha dejado en coma.

Da igual. Sandra no ha puesto nunca denuncia contra su maltratador. Ni la piensa poner. Los especialistas consideran que se trata de una mujer que está en 'la peor fase del maltrato'. 'Eso de que es una bellísima persona es una frase que me suena muchísimo. La utilizan los agresores para defender a otros agresores', señala Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas. 'Ella está en la fase terminal del maltrato: la del sometimiento, la negación de la evidencia, la incapacidad de reaccionar ante el drama. Tiene una dependencia ciega de su maltratador', agrega.

Aunque la actitud de Sandra parezca insólita, sigue con fidelidad el comportamiento de una gran mayoría de las víctimas del maltrato de género. La última macroencuesta del Instituto de la Mujer elaborada en 2006 -a una muestra de 22.000 mujeres- cuantificó que hay 2,5 millones de mujeres maltratadas en España. Apenas 600.000 de ellas reconocían su condición. El resto, 1,8 millones, negaron ser víctimas del maltrato machista a pesar de haber sido insultadas, golpeadas o vejadas con frecuencia.

Sandra, la mujer maltratada por Puertas, se reservó el pasado lunes el derecho a declarar en el juzgado. Sin embargo, ante los medios de comunicación, sí que exculpó a su pareja. 'Lo único que quiero es que se le haga (a su pareja) un examen médico porque están cayendo muchas calumnias y mentiras sobre nosotros', reclamó en un programa de televisión. Después pidió perdón a la familia de Neira (su defensor) y reconoció haber protagonizado la escena violenta. 'Si estuviese convencida de lo que dice, ya hubiese explicado al juez que lo ocurrido había sido una confusión', señala Pérez del Campo.

Altamira Gonzalo, presidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis, coincide con el diagnóstico. 'Se trata de una mujer que ha sido maltratada durante mucho tiempo. A pesar de eso saca la cara por él, quedando en evidencia ante todo el mundo', resume Gonzalo. 'Esta mujer da muchísima pena. No compartimos lo que ha dicho, pero la comprendemos. Ahora le falta tener la confianza suficiente en sí misma para salir de la situación', añade. Para Gonzalo, 'todas somos susceptibles de sufrir maltrato'. Sobre todo las mujeres, de 50 años para arriba, que han sufrido una educación más machista, de sometimiento total a su pareja.

La misma clave, la educación en casa, es uno de los argumentos que utiliza el psicólogo Jorge Castelló, especialista en dependencia emocional, para explicar la sumisión que expresan algunas mujeres maltradas. 'Para ellas es normal recibir un trato negativo, un azote, un insulto... La mayoría han sido tratadas así por su padre y ahora lo asumen de su marido'.

Para este especialista, autor de 'Dependencia emocional. Características y tratamiento' (Alianza editorial), las víctimas del machismo se caracterizan por su baja autoestima. 'Casi creen estar en la vida de prestado', afirma. Castelló asegura que esa falta de amor propio, explica que las maltratadas encumbren a sus parejas y vean a cualquier persona del entorno como el enemigo.