Público
Público

La administración Obama explica ante el Congreso su nueva estrategia en Afganistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los secretarios de Estado, Hillary Clinton, y de Defensa, Robert Gates, así como el jefe del Estado Mayor Conjunto, el almirante Michael Mullen, defienden hoy ante el Congreso la nueva estrategia militar de Estados Unidos en Afganistán y el envío de 30.000 soldados adicionales a ese país.

Los tres han sido convocados a una audiencia del Comité de las Fuerzas Armadas del Senado, por la mañana, y a otra del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, por la tarde, para rendir cuentas sobre la nueva táctica bélica en la nación centroasiática.

Se trata del primero de dos días de audiencias esta semana en los que Clinton, Gates y Mullen deberán explicar el nuevo derrotero del conflicto armado en ese país, en unos momentos en que crecen las fisuras entre republicanos y demócratas en torno al tema.

Estas comparecencias se producen después de que, tras una meticulosa revisión de 91 días, el presidente Barack Obama delineara su plan para la estabilidad y seguridad en Afganistán durante un discurso televisado la noche del martes.

El discurso de Obama, de cerca de 40 minutos, estuvo dirigido principalmente al Congreso, que debe soltar más fondos para financiar la escalada del conflicto; a los aliados de la OTAN, de los que espera más apoyo sobre el terreno, y a la opinión pública estadounidense, que ve con creciente recelo esa guerra.

En el conflicto bélico, iniciado el 7 de octubre de 2001, han muerto hasta la fecha 918 soldados estadounidenses y otros 5.600 han resultado heridos.

El costo del conflicto, calculado en la actualidad en unos 3.000 millones de dólares mensuales, ascendería a cerca de 30.000 millones de dólares adicionales por año con el envío de los 30.000 nuevos soldados anunciado por Obama.

Ahora, recae sobre Clinton, Gates y Mullen, convencer a los escépticos, dentro y fuera del Congreso, sobre la necesidad de continuar financiando esa guerra.

En general, en el Congreso, los líderes republicanos, entre ellos el senador John McCain, tienden a favorecer el incremento de la presencia militar estadounidense en Afganistán, mientras que la mayor oposición viene de los demócratas, que prefieren un aumento de la capacitación de las fuerzas locales.

La semana próxima, el jefe del Mando Central Conjunto estadounidense, el general David Petraeus y el enviado especial para Afganistán y Pakistán, Richard C. Holbrooke, también han sido convocados a audiencias en el Congreso.

Igualmente deberán comparecer, poco después, el comandante de la fuerza internacional en el país centroasiático, el general Stanley McChrystal, y el embajador de EE.UU. en Kabul, Karl Eikenberry.