Público
Público

Las Administraciones Públicas tuvieron un superávit del 2,23% del PIB en 2007

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las Administraciones Públicas tuvieron el año pasado un superávit en sus cuentas de 23.368 millones de euros, el mayor de la democracia, equivalente al 2,23 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), dijo hoy en rueda de prensa el vicepresidente segundo, Pedro Solbes.

Explicó que este superávit fue consecuencia de un saldo positivo de la Administración central (Estado y organismos autónomos) de 13.526 millones (1,29 por ciento del PIB), mientras que el de la Seguridad Social fue de 13.085 millones (el 1,25 por ciento).

Las comunidades autónomas, por su parte, lograron en conjunto un déficit de 1.745 millones, el 0,17 por ciento del PIB, y los ayuntamientos registraron un saldo negativo de 1.498 millones, el 0,14 por ciento del PIB.

El vicepresidente segundo explicó que España "sigue inmersa en una dinámica presupuestaria muy positiva", y esto ha dado lugar a un "intenso crecimiento" de los ingresos tributarios.

Añadió que el Gobierno ha mantenido una "gestión responsable del gasto, lo que nos ha permitido cubrir las necesidades de la sociedad española".

"También hemos avanzado en el incremento de la cohesión social, asegurando una distribución equitativa" de los recursos, aseguró Solbes, quien subrayó el "esfuerzo" del Gobierno por "compatibilizar un Estado fuerte con un sistema fiscal de capacidad recaudatoria eficiente para cubrir los gastos derivados".

Tras atribuir el superávit de 2007 a la gestión de las cuentas del Estado y de la Seguridad Social, Solbes explicó que el déficit de las comunidades autónomas, que supone un "empeoramiento" con respecto al año pasado, en que lograron equilibrio, se ha debido al comportamiento "heterogéneo" de las distintas administraciones autonómicas.

El vicepresidente explicó en este sentido que algunas comunidades han incurrido en un déficit "significativo" mientras otras han logrado equilibrio o superávit.

Con el superávit de 2007 el saldo positivo de las cuentas en las Administraciones Públicas del conjunto de la legislatura fue de 46.803 millones de euros, según señaló el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña.

El secretario de Estado también destacó el hecho de que el superávit del Estado -de 13.523 millones de euros- ha sido un 133,4 por ciento superior al del año pasado.

El superávit del Estado se debe sobre todo a la evolución de los ingresos impositivos, que aumentaron un 11,8 por ciento, y que lo habrían hecho el 12,9 por ciento de no haberse aprobado la reforma fiscal, según Ocaña.

Explicó en este sentido que la reforma fiscal ha supuesto que el año pasado se recaudasen 2.220 millones menos, de los que 1.578 millones correspondieron a la rebaja del IRPF y 640 millones a la del Impuesto de Sociedades.

Los ingresos por IRPF aumentaron un 15,7 por ciento y los del Impuesto de Sociedades un 20,5 por ciento, incrementos que Ocaña atribuyó a los beneficios de las empresas, la buena evolución de las rentas de capital y a la elevada creación de empleo.

En cuanto al aumento de la recaudación del IVA, que fue sólo del 2,2 por ciento, Ocaña explicó que esta desaceleración se debe al incremento de las devoluciones, sin las cuales los ingresos por este tributo habrían crecido el 9,4 por ciento.

En la rueda de prensa, Pedro Solbes señaló que con este superávit se podrán seguir elevando las aportaciones al Fondo de Reserva de la Seguridad Social, así como continuar reduciendo la deuda pública, que volvió a caer en 2007 hasta suponer el 36,2 por ciento del PIB, 12,5 puntos menos que al inicio de la legislatura.

A este respecto, Carlos Ocaña subrayó el hecho de que si se hubiese mantenido el ratio deuda/PIB, el volumen de endeudamiento sería 131.000 millones de euros más que hace cuatro años.

Ocaña consideró "infundadas" las críticas que aseguran que la política de gasto pública está por encima de lo razonable, ya que sigue sin superar el 40 por ciento del PIB.

"Estamos no sólo donde hace cuatro años hubiéramos querido incluso algo mejor", insistió Ocaña, quien reiteró que el saldo positivo de las cuentas da "un amplio margen de maniobra" para afrontar la coyuntura económica.

Añadió que, frente a otros países europeos, España ha aprovechado la buena evolución del ciclo para sanear sus cuentas, mientras que países como Francia e Italia acumulan déficit de hasta el 2 por ciento de su PIB.