Publicado: 04.07.2014 14:07 |Actualizado: 04.07.2014 14:07

El administrador de Fagor ve "decepcionantes" todas las ofertas por la compañía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La administración concursal de Fagor Electrodomésticos considera que la oferta del grupo catalán Cata es la mejor de las seis presentadas, pero opina que todas son "decepcionantes" al considerar "insuficientes" las ofertas de precios que realizan.

Este informe con las conclusiones sobre las ofertas presentadas han sido remitidas este jueves por la noche al Juzgado de lo Mercantil de San Sebastián y, a partir de ahora, se abre un plazo de mejora de las distintas propuestas.

En total, son seis las ofertas presentadas, la del grupo argelino Cevital, la de la empresa catalana Cata, el fondo de inversión chileno Ecomac, la compañía polaca Amica, la italiana Ariston y el grupo español Taurus.

El administrador considera al grupo catalán Cata como la mejor oferta

En el informe, se señala como mejor opción la de Cata que, tras mejorar su propuesta inicial, opta por todos activos de la empresa, incluido Confort, con una oferta cercana a los 20 millones y una garantía de empleo de 620 empleos directos y 897 indirectos.

Por su parte, la argelina Cevital ha presentado una oferta que asciende a 18 millones de euros y que garantizará un total de 1.300 empleos en Euskadi. Su propuesta se dirige a las unidades productivas de cocción y pequeño aparato electrodoméstico, así como a las líneas de fabricación de lavado y climatización en las plantas de Garagarza y San Andrés, respectivamente.

El fondo de inversión chileno Ecomac, que viene de la mano de la Diputación de Bizkaia, ha presentado una oferta de 7 millones por la planta de Edesa en Basauri y contempla llegar a los 113 puestos directos y 60 indirectos.

Por su parte, Amica solo está interesada en la marca de Edesa para línea Blanca y ofrece una decena de puestos de trabajo comerciales, mientras que Taurus y Ariston no ofrecen empleo. En el caso de Taurus, su pretensión es comercializar la marca Fagor en minidomésticos y Ariston sólo estaría interesada por la marca para comercializar Confort.

En el informe, la administración concursal indica que ve conveniente solicitar audiencia a los ofertantes para ver si tiene interés en mejorar sus ofertas porque considera "decepcionantes por insuficientes las ofertas de precios" de todas las empresas, incluida la de Cata, "teniendo en cuenta la valoración del inventario de la masa activa contenido en el informe provisional" de la administración concursal.

En este sentido, señala que uno de los principales objetivos en la elaboración del Plan de Liquidación aprobado, junto con el de la reactivación de la actividad y mayor conservación posible de puestos de trabajo y del tejido industrial de la zona, es "la protección del interés del concurso y, por tanto, la obtención del mayor valor posible para la mayor satisfacción de los acreedores".

Los precios únicamente podrán mejorarse en fase de doble subasta De este modo, plantea que, aunque se observan "esfuerzos" de los ofertantes en materia de reactivación de la actividad y el empleo, lo que "ha de incidir en las necesidades de financiación del fondo de maniobra futura de las unidades productivas", los precios ofrecidos por los activos de la masa activa parecen contener "descuentos exagerados" que, en su opinión, "únicamente podrán mejorarse" en la fase de doble subasta para las licitaciones de mejora previstas en el Plan de Liquidación.

Entre las "líneas de mejora" que propone el informe, se apunta que se necesita "una definición más precisa o aclaraciones" del perímetro de las unidades productivas que se pretende abarcar" en las ofertas de mejora.

En este sentido, indica la necesidad de distinguir "el alcance de la consideración de las distintas líneas productivas como integrantes de una unidad productiva", en el sentido de reactivar "la actividad concreta con empleos" y mantener la actividad fabril en el País Vasco, o si, por el contrario, "lo son como meros activos adquiridos con cualquier otro propósito" como deslocalización o achatarramiento.En este último caso, indica, "deberían ser objeto de una oferta separada y con valoración de precio individualizada".

Además, apunta que las ofertas de mejora deben tener en consideración las normas y condiciones generales de al adjudicación contenidas en el Plan de Liquidación, así como las consideraciones del juzgado en el auto de aprobación definitiva del plan de liquidación.

En particular, señala que la venta de unidades productivas "se hará en el estado en que se encuentren, sin que se genere ninguna responsabilidad o hay que otorgarse por las concursadas garantía alguna". También recuerda que no se aceptará "sujetar condicionalmente la eventual adjudicación y ulterior contrato de transmisión de unidades productivas a ningún acontecimiento futuro que escape del poder de disposición y control de las concursadas".

Por otro lado, indica que no se admitirán "ajustes a la baja" del precio alzado formulado en las ofertas por las unidades productivas "según el estado, condición o cantidad" de los activos --especialmente "aplicable a las existencias"-- puesto que tampoco se prevé que las ofertas incluyan "un desglose pormenorizado del precio asignado a cada uno de los elementos".

Asimismo, explica que se dará traslado al juez encargado del caso la solicitud realizada por todos los ofertantes de que el auto de adjudicación establezca la no existencia de la "sucesión de empresa" a todos los efectos, incluidos el tributario, deudas laborales y deudas con la Seguridad Social. No obstante, señala que "no se aceptará ninguna condición resolutoria de la adjudicación y venta de las unidades productivas que pudiera traer su causa de la reclamación de las deudas".

En cuanto a la marca Edesa, manifiesta que deberán primarse las ofertas "más globales" en la adquisición de la titularidad y recomendar a los ofertantes "por perímetros más reducidos" que limiten su oferta a la licencia de uso sobre las líneas de productos que les interese.

Por su parte, en una providencia dictada este pasado jueves, 3 de julio, el juez encargado del concurso, Pedro Malagón, ordena comunicar a las empresas que han realizado sus ofertas que disponen hasta el 9 de julio para comunicar si desean mejorar sus propuestas "a fin de concurrir en el proceso de una posible licitación o mejora (sistema de doble subasta) de las condiciones de la eventual propuesta de adjudicación", dentro de las previsiones contenidas en el plan de liquidación y del calendario establecido.