Público
Público

El administrador judicial de las empresas de Roca cesa por motivos personales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El administrador judicial a cargo de las sociedades intervenidas en la "Operación Malaya" al ex asesor de Urbanismo en el Ayuntamiento de Marbella Juan Antonio Roca ha sido cesado tras presentar su renuncia al cargo "por motivos personales", según el auto dictado por el juez al que ha tenido acceso Efe.

En la resolución, a la que ha tenido acceso Efe, el magistrado Óscar Pérez ha acordado el cese por renuncia de José Luis Gallardo y le insta a presentar en quince días un informe de su gestión en el que se especifiquen las retribuciones percibidas y una propuesta de liquidación de sus honorarios.

El instructor del "Caso Malaya" ha decidido además el nombramiento de dos nuevos administradores judiciales en sustitución del cesante y la división en dos grupos de la quincena de sociedades intervenidas a Roca.

"No ha de olvidarse que la administración acordada en su día no tiene por objeto la liquidación de un patrimonio", se añade en el auto del juez Pérez.

Tras conocer la renuncia de Gallardo, abogados de varios procesados en la causa han asegurado a Efe que dicha decisión responde a causas profesionales y han criticado su actuación durante todo este tiempo.

"Todos sabemos que no son motivos personales", ha señalado uno de los letrados, que ha preferido mantenerse en el anonimato y que ha criticado la "total y absoluta impericia" del administrador en sus funciones.

El defensor de Juan Antonio Roca, José Aníbal, ha lamentado que el juzgado no actuara de oficio tras el fallecimiento de varios caballos propiedad de Roca y ha censurado el reciente asalto del chalet que posee en Cala d'Or (Mallorca) el ex asesor urbanístico.

A su juicio, este robo se produjo lugar porque el administrador judicial "no pagó el recibo de la luz y al cortársela, se desactivó la alarma de la vivienda".

En julio de 2007, la interventora de la ganadería Marqués de Velilla, propiedad de Roca, solicitó al juez instructor que el administrador judicial a cargo de la sociedad justificara la subasta de dos caballos de pura raza española.

José Luis Gallardo autorizó la puesta a la venta de dos ejemplares de la ganadería del ex asesor urbanístico en una subasta organizada dentro del III Salón Internacional "Equmediterránea", que finalmente fue suspendida por el escaso interés de los asistentes en la adquisición de equinos.

Además, el responsable judicial de la ganadería ya autorizó en diciembre de 2006 la venta de 23 caballos de pura raza española a la ganadería catalana "R. Nieto", entre los que estaban el semental principal y nueve yeguas preñadas.

Esta venta se produjo tres meses después de que se denunciase que al menos tres potros de Marqués de Velilla habían muerto y una decena de ejemplares permanecían enfermos, según admitió la Junta de Andalucía en septiembre de 2006 cuando se denunció la situación de la explotación ganadera.

Los trabajadores de la finca aseguraron entonces a Efe que los equinos sobrevivieron gracias a su labor desinteresada durante meses, porque la explotación ganadera estaba abandonada y no se alimentaba correctamente a los animales.