Público
Público

Administradores judiciales de Marsans estudian la culpabilidad del concurso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los administradores concursales de Viajes Marsans creen que la compañía vulneró de forma "probable" el plazo legal para presentar concurso voluntario de acreedores, lo que podría obligar a sus antiguos dueños -Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual- a compensar con sus bienes el agujero patrimonial de la empresa.

En un escrito remitido al Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid, al que ha tenido hoy acceso Efe, los administradores nombrados judicialmente para gestionar el proceso de insolvencia afirman que "las circunstancias avalan que la solicitud de concurso voluntario de Marsans es morosa, probable infractora del plazo del artículo 5 de la Ley Concursal y presuntamente provocadora de culpabilidad del concurso".

La calificación de un concurso como culpable implica que los gestores de la empresa son condenados a indemnizar a los acreedores por los daños y perjuicios causados -las deudas no pagadas por falta de patrimonio- y a sufrir otras penas, como la inhabilitación para administrar bienes ajenos.

Los administradores concursales sostienen que están analizando "otros datos de presunción de concurso culpable", aunque rechazan pedir de momento medidas cautelares, como el embargo de bienes de los responsables o ex responsables de Marsans, que fue vendida en junio por Ferrán y Pascual a la sociedad Posibilitum.

El letrado Edorta Etxarandio justifica que hay que valorar "cuál es el elenco de administradores societarios, de derecho o de hecho, que lo son o lo fueron en el período de sospecha, merecedores de constituirse en sujetos pasivos de la medida".

También destaca que el embargo impulsado por los administradores concursales de Air Comet, la aerolínea del grupo Marsans, contra Díaz Ferrán, Gonzalo Pascual y varios de sus familiares "ha resultado por el momento infructuoso".

Los administradores concursales rechazan asimismo anular la venta de Marsans a Posibilitum, dentro de las acciones de reintegración que están estudiando para aumentar los activos de la compañía turística.

"De una parte, no se adivina qué puede beneficiar a las masas la ineficacia del cambio de administrador social; y de otra, la transmisión de acciones no es un acto de Marsans (...) sino del dueño del capital de aquélla, que no actuó en calidad de administrador social al vender o regalarlas, de manera que no es atacable mediante acciones" de reintegración, afirman en el escrito.

En cualquier caso, manifiestan que pedirán "seguro", en el futuro, la anulación de varias operaciones realizadas por la compañía y sus acreedores -previsiblemente financieros-, en las que éstos consiguieron "indebidamente" garantías reales o personales a cambio de seguir operando con Marsans.