Público
Público

Los administradores rechazan entrar ahora en el consejo del Betis y exigen una Junta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex futbolista Rafael Gordillo y el abogado Juan Manuel González Porrúa, dos de los tres administradores judiciales de las acciones de Manuel Ruiz de Lopera en el Betis, han rechazado hoy entrar en el consejo de administración por cooptación, como propone la dirección, y han exigido una Junta de Accionistas.

En rueda de prensa, ambos han prometido "aglutinar esfuerzos y voluntades de todos los béticos y todas las sensibilidades", trabajar "desde la transparencia e imparcialidad" y han pedido al actual consejo de administración su colaboración para convocar una Junta de Accionistas y "regularizar la situación en el Betis".

Gordillo y González Porrúa son dos de los tres administradores judiciales nombrados por la juez de instrucción 6 de Sevilla para gestionar el 52 por ciento de las acciones que posee Manuel Ruiz de Lopera, imputado por presunto delitos societario en su gestión del club.

González Porrúa no ha querido adelantar nombres que propondrán para la nueva dirección, pero ha afirmado que hablarán "con todos los grupos organizados de oposición, peñas y actual consejo de administración" porque no se pueden "permitir exclusiones".

No obstante, ha adelantado que no aceptarán entrar en la dirección por cooptación, como han sugerido fuentes del club, y ha afirmado que su "máxima prioridad" es "la celebración de una Junta General de Accionistas de la que salga una nueva composición del consejo", para lo que "sería muy deseable la colaboración del actual consejo".

"No está en nuestro cálculo otro tipo de entrada", ha dicho el abogado, aunque ha afirmado que podrían contemplarla "si obtenemos garantías y compromisos serios y reales de que sería el primer paso para la convocatoria de una Junta que regularizara la situación en el Betis".

También ha afirmado que las acciones de Ruiz de Lopera, pese a la transmisión firmada con el empresario Luis Oliver, "no han cambiado de titular", pues la operación precisa la previa autorización del Consejo Superior de Deportes, que "no se va a producir".

En cuanto a la Junta General de Accionistas prevista en principio para el 20 de agosto, González Porrúa ha opinado que el consejo de administración no estaba facultado para desconvocarla porque no existían motivos para ello, pero una vez tomada la decisión, "si se celebrase podría ser impugnada y tachada de nulidad".

Lo primero que harán los administradores judiciales será tratar de reunirse con el consejo, con el que hablarán "con la firmeza que se deduce del poder que la jueza ha puesto en nuestras manos" y exponerle "cual es nuestra posición, nuestros deseos, prioridades y pedir que se actúe en consecuencia", ha afirmado el abogado.

En una multitudinaria rueda de prensa, salpicada con intervenciones de aficionados apostados al fondo de la sala, Gordillo ha dicho que "quiere el cambio para los béticos" y ha hecho un llamamiento para que "después de tantos años sufriendo, esperen un poco más" hasta que el Betis funcione "como queremos nosotros y no como antiguamente".

El histórico futbolista ha prometido reunirse con "todos los grupos y peñas para que sepan lo que estamos haciendo", incluso entrevistarse con los técnicos en lo deportivo, y no ha podido evitar numerosas preguntas relativas a temas eminentemente deportivos.

Respecto a la presunta compra de partidos por el Hércules, ha afirmado que le gustaría "que fuera verdad y el Betis esté en Primera", pero ha advertido de que ya en ocasiones anteriores "también sonó la chicharra y al final no fue verdad".

También ha afirmado que le gustaría que su club "fichara a gente importante y por lo menos subir a Primera" y ha comentado que no se ve en el palco del estadio Manuel Ruiz de Lopera, ya que lo primero que tiene que hacer es sacarse el carné del club, con el que irá al sector del campo que le corresponda.