Público
Público

En adultos nacidos en hambruna, aumenta el riesgo de prediabetes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

Los adultos de mediana edadque nacieron durante la Gran Hambruna China, en 1950 y 1960,tendrían más riesgo de tener niveles de azúcar en sangrealterados que los que nacieron unos pocos años antes odespués.

Los resultados, publicados en Diabetes, respaldan la teoríade que la nutrición y el crecimiento durante la gestaciónincidirían en la tendencia a desarrollar diabetes tipo 2 en laadultez.

Estudios previos habían observado una relación entre elbajo peso al nacer y el aumento del riesgo de diabetes en losadultos de países desarrollados y en desarrollo, apuntó eldoctor Frank B. Hu, de la Escuela de Salud Pública de Harvard,en Boston, y autor principal del estudio.

Quienes nacen con bajo peso tienen también un alto riesgo adesarrollar enfermedades cardíacas y renales.

Para Hu, los resultados respaldan aun más la hipótesis delos "orígenes en el desarrollo".

Según esa teoría, la mala nutrición durante la gestaciónalteraría el desarrollo fetal de un modo que afectaría elmetabolismo y el riesgo a desarrollar enfermedades de porvida.

Por ejemplo, indicó Hu por e-mail, ensayos con animalessugieren que la mala nutrición fetal afectaría la estructura yla función de las células del páncreas que producen insulina,que es la hormona que regula el azúcar en sangre. En los sereshumanos, la alteración de la respuesta a la insulina precede laaparición de la diabetes tipo 2.

El equipo de Hu analizó los niveles de azúcar en sangre de7.874 adultos que habían nacido en China entre 1954 y 1964. Elgrupo nacido entre el 1 de octubre de 1959 y el 30 deseptiembre de 1961 estuvo expuesto a la Gran Hambruna Chinadurante la gestación.

Los que nacieron antes estuvieron expuestos durante laniñez; mientras que los que nacieron después no sufrieronexposición alguna (grupo control).

El 6 por ciento del grupo que había estado expuesto a lahambruna en la gestación tenía niveles de azúcar en sangreanormalmente altos, pero no lo suficiente como para recibir eldiagnóstico de diabetes tipo 2, comparado con el 2 por cientodel grupo control.

El grupo que había sufrido hambruna durante la niñeztambién registró un 6 por ciento de hiperglucemia.

Pero, tras considerar otros factores como el tabaquismo, laedad y el ejercicio, el equipo observó que la exposición fetala la hambruna, en especial en las zonas de China más afectadas,estaba asociada con un aumento del riesgo a desarrollarhiperglucemia.

El 7 por ciento de los adultos que durante la gestaciónhabía quedado expuesto a la hambruna en esas zonas teníahiperglucemia, comparado con el 2 por ciento del grupo nacidodespués de ese período y con el 2-5 por ciento del grupo quehabía sufrido la hambruna en la niñez.

Tras considerar otros factores, los adultos que habíansufrido la exposición fetal a la hambruna eran 4 veces máspropensos a tener hiperglucemia que los que no la habíanpadecido.

Es más, el equipo identificó una conexión especialmentefuerte entre la exposición fetal a la hambruna y lahiperglucemia en adultos con una alimentación occidental, enlugar de la dieta china tradicional. Ese grupo tenía laprevalencia más alta de hiperglucemia (19 por ciento).

Según Hu, eso sugiere que la alimentación podría agravarcualquier efecto de la mala nutrición fetal en el riesgo delargo plazo de desarrollar hiperglucemia.

El equipo no halló una relación evidente entre algún nivelde exposición a la hambruna y el riesgo a tener diabetes tipo 2en la edad adulta.

Pero eso, afirmó, podría ser porque todavía hay muy pocoscasos de diabetes. Al momento del estudio, el grupo que habíasufrido la exposición fetal a la hambruna estaba llegando a los40 años de edad y la diabetes tipo 2 es común después de los 45años.

FUENTE: Diabetes, online 9 de julio del 2010.