Público
Público

La afección en el restaurante Fat Duck fue "un norovirus"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La indisposición que afectó a unos 400 comensales en el restaurante The Fat Duck fue causada posiblemente por el muy contagioso "norovirus", pero definitivamente no por comida contaminada, según ha revelado su propietario.

Heston Blumenthal, ampliamente considerado como uno de los chefs más grandes del mundo, dijo que análisis exhaustivos de los empleados y de los clientes habían sugerido que la infección fue probablemente la única causa del brote de la enfermedad.

El galardonado restaurante con 3 estrellas Michelín en la localidad de Bray, en Berkshire, se vio obligado a cerrar el 24 de febrero después de que los clientes sufrieran diarreas y vómitos.

Dos semanas después reabrió sus puertas tras recibir el visto bueno de los inspectores sanitarios y medioambientales. Blumenthal dijo que se habían practicado 200 análisis y todos dieron negativo en cuanto a comida en mal estado o problema de higiene.

"Sabemos categóricamente que no ha sido por comida contaminada", dijo el cocinero a la revista Hospitality durante un viaje a Australia.

"Lo único que se ha sabido es que tres empleados y cinco clientes han dado positivo de algo denominado norovirus".

El virus altamente contagioso, que es común en Reino Unido durante los meses de invierno, provoca síntomas de náuseas, vómitos, diarrea, fiebre y dolores musculares.

La Agencia de Protección de la Salud dijo la semana pasada que las investigaciones sobre la causa del contagio continuaban.

"Aún faltan los resultados de algunos análisis y la investigación detallada de la gente que informó de la afección va a continuar durante algunas semanas para tener un cuadro más completo", dijo en un comunicado.

El restaurante The Fat Duck, que cobra 130 libras (138 euros) por su menú degustación de 17 platos, es famoso por sus platos de inspiración química como el helado de beicon y huevos y la sopa de caracoles. Blumenthal ha sido calificado como un "alquimista culinario".

La enfermedad ha supuesto la cancelación de 800 reservas en el restaurante con capacidad para 40 comensales, que abrió en 1995, pero las noticias sobre el problema no ha frenado a otros clientes que siguen esperando para venir, dijo Blumenthal.