Público
Público

El aficionado del Marsella queda en libertad condicional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El seguidor del Olympique de Marsella Santos Mirasierra ha quedado en libertad bajo fianza de 6.000 euros, después de que la semana pasada fuera condenado a tres años y medio por agredir a dos policías, informó el martes el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

La decisión se produjo pocas horas antes del partido que enfrenta al conjunto francés y al Atlético de Madrid en Liga de Campeones y que ha sido declarado de alto riesgo. El aficionado fue condenado por unos incidentes en el encuentro que ambos equipos disputaron en Madrid el 1 de octubre.

El Juzgado de lo Penal Nº 20 de Madrid acordó la puesta en libertad de Mirasierra ante la apelación presentada por su defensa, en la que se solicitaba la puesta en libertad de su representado.

"Oído el Ministerio Público, ha acordado su prisión eludible con una fianza de 6.000 euros", dijo el TSJ de Madrid en un comunicado.

Mirasierra fue condenado el viernes pasado a tres años de prisión por un delito de lesiones y seis meses por otro de atentado contra la autoridad.

El juzgado argumenta la puesta en libertad en que la sentencia no es firme, por lo que el acusado sigue protegido por la presunción de inocencia, que ha sido apelada por la defensa y a la que la Fiscalía no se opone.

Además recuerda la posibilidad de que la condena pudiera cumplirse en Francia.

BOICOTEO ULTRA

Los hechos ocurrieron durante los incidentes registrados en la grada del Vicente Calderón en el partido de Champions que el 1 de octubre enfrentó al Atlético de Madrid con el club francés, en el que los españoles ganaron por 2-1.

Los incidentes entre policías y aficionados franceses acabaron en una sanción de la UEFA al Atleti de dos partidos fuera de casa, aunque tras la apelación se redujo a uno a puerta cerrada.

Este martes ambos se vuelven a ver las caras, esta vez en la ciudad portuaria del sur de Francia, en medio de fuertes medidas de seguridad, tras las amenazas recibidas por el club rojiblanco, que pidió que no viajara ninguno de sus aficionados.

La prefectura de Marsella ha declarado el encuentro de alto riesgo y ha movilizado a mil policías para evitar cualquier incidente.

Los ultras del equipo, a los que pertenece Mirasierra, habían decidido boicotear el encuentro y de reunirse ante el Stade Velodrome en protesta por la condena. Reunidos en una cafetería a poca distancia del estadio, recibieron con alegría la noticia de la liberación y quitaron las pancartas que tenían pidiendo su liberación, según el club.