Público
Público

Las afirmaciones falsas de Rajoy

Las declaraciones del líder del Partido Popular se caen por su propio peso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La trama

'La Colaboración comercial (con la 'trama Gürtel') se rompió en 2004'

La red de empresas de Correa siguió trabajando para el PP hasta 2009

Mariano Rajoy intentó ayer mantener la tesis de la separación entre el PP y las empresas de la trama Gürtel. Rajoy admitió como cierto que 'algunos de los responsables de esta trama, que ahora están detenidos [Francisco Correa y Pablo Crespo, este último ex dirigente del PP], fueron durante años proveedores de servicios para esta casa', en referencia a la formación que preside. Pero insistió en que 'esta colaboración comercial se rompió en el año 2004 por razones de pérdida de confianza. Detectamos que algunos de estos proveedores estaban utilizando su relación con el PP y el nombre de nuestro partido en beneficio propio. Por eso decidimos cortar con ellos', subrayó.

La investigación policial que ha servido de base a la instrucción del sumario documenta que la prestación de servicios para la dirección nacional se prolongó al menos hasta los primeros meses de 2005 (facturas de la campaña del referéndum sobre la Constitución Europea). Y con el PP en la Comunidad Valenciana y en Madrid, no se detuvo hasta que se produjeron las primeras detenciones en febrero del presente año.


El dinero

'Todas nuestras cuentas son legales y han sido fiscalizadas'

El sumario revela que el PP ingresó dinero negro de la trama corrupta

En su comparecencia de ayer, Rajoy sostuvo que el PP ha mantenido 'relaciones estrictamente comerciales' con las empresas de la red de corrupción organizada por Correa y Crespo. Los vínculos con ellas, afirmó, 'fueron absolutamente legales y sujetos a fiscalización pública'. Más adelante volvió sobre esta cuestión, en la que han insistido los dirigentes del PP durante los últimos meses: 'Todas nuestras cuentas son legales y han sido fiscalizadas convenientemente por el Tribunal de Cuentas. No existe la menor sospecha sobre las mismas'.

En realidad, el sumario sí pone en cuestión la legalidad de las cuentas del PP. Uno de los responsables de la red, Pablo Crespo, aseguró a su abogado la existencia de información comprometedora sobre la financiación del partido en Galicia entre 1996 y 1999.  La Policía dispone de información acerca de cómo determinados empresarios valenciano pagaron actos del PP en aquella comunidad y en un informe de la Brigada de Blanqueo de la Policía se explica la relación con la trama de las cuentas del PP de Madrid a través de Fundescam. 


El President

'A mí Camps no me ha mentido; sigo teniendo en él la misma confianza'

El president de la Generalitat intentó engañar a su jefe de filas

Rajoy sorteó como pudo todas las preguntas que le hicieron ayer los periodistas en torno al president de la Generalitat, Francisco Camps, y su papel en los acontecimientos de los últimos días. Aunque no contestó todas las preguntas, sí aseguró, tajante, que el señor Camps no le había “mentido”. “Sigo manteniendo en él el mismo nivel de confianza que he tenido estos últimos años”, dijo, antes de añadir que lo sigue considerando su candidato para las autonómicas de 2011.

Camps, sin embargo, sí mintió a Rajoy. El pasado martes le llamó para comunicarle que la dirección del PP valenciano había aceptado su propuesta de destituir a Ricardo Costa como secretario general, cuando ni siquiera llegó a trasladarla a los participantes en la reunión. Lejos de seguir las instrucciones de Madrid, el president se limitó a apoyar la propuesta del propio Costa de renuncia sólo de forma temporal y únicamente en el caso de que la dirección nacional abriese una investigación interna sobre su gestión. El engaño dio sus frutos: la dirección de Rajoy llegó a emitir un comunicado en el que daba por hecha la inexistente renuncia de Costa. 


El castigado

'El señor Costa pidió la suspensión de sus funciones y se le aceptó'

“El señor Costa pidió la suspensión de sus funciones en el Comité Ejecutivo Regional de Valencia y se le aceptó. En el Grupo Parlamentario, pidió la suspensión como portavoz y se le aceptó. Y pidió ser escuchado en el Comité de Derechos y Garantías y se le escuchará”. En estos términos explicó Mariano Rajoy lo ocurrido con el ya ex secretario general del PP en la Comunidad Valenciana.

Los hechos, sin embargo, son bien diferentes. Como explicó el propio Costa en dos ruedas de prensa, él se limitó a ofrecer la suspensión temporal de sus funciones como secretario general siempre y cuando la dirección nacional aceptase abrir una investigación acerca de su gestión.

Además, el PP valenciano emitió un comunicado en el que confirmaba expresamente la continuidad de Costa como portavoz parlamentario.
Dimitir, razonó entonces el hoy defenestrado número dos del PP valenciano, sería tanto como trasladar a los ciudadanos “la idea de que el partido o su secretario regional ha actuado de manera incorrecta o ha incumplido la legalidad, cosa que es rotundamente falsa”.