Público
Público

África reclama mayor apertura y Europa su pacto de inmigración selectiva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los líderes africanos reclamaron una inmigración más abierta mientras la Unión Europea (UE) defendió su pacto de inmigración selectiva, en la II Conferencia Ministerial Euro-africana inaugurada hoy en París.

Par los africanos, el Pacto Europeo de Inmigración, aprobado el pasado octubre, se percibe como la voluntad de Europa de convertirse en un búnker, declaró en su intervención el titular de Exteriores senegalés, Cheik Tidiane.

El pacto, que propugna un modelo de inmigración selectiva, totalmente controlada, y firmeza absoluta con los indocumentados, tiene como objetivo principal limitar la llegada de inmigrantes a las necesidades del mercado laboral europeo.

El ministro francés de Inmigración, Brice Hortefeux, al igual que sus colegas europeos, afirmó que el objetivo de éste es "evitar una Europa búnker y una Europa coladero" y añadió que la política migratoria no puede hacerse "sin África ni contra África, sino con África" y ha subrayado la "voluntad de diálogo" de la UE.

El jefe de la diplomacia española, Miguel Ángel Moratinos, reconoció por su parte que quizá no se produjeron los contactos necesarios entre europeos y africanos antes de la aprobación del pacto pero subrayó que la reunión de París debe servir para clarificarlo.

La conferencia es la continuación de la que se celebró en Rabat en 2006, que supuso un "cambio de filosofía en los procesos migratorios" al considerarlos como un todo "global, integral y de corresponsabilidad", aseguró.

Moratinos afirmó que el pacto europeo de inmigración busca "trasladar la filosofía de Rabat a Europa", que consiste en un "enfoque compartido entre desarrollo y cooperación".

Asimismo defendió el carácter selectivo del mismo porque los inmigrantes buscan un puesto de trabajo y por ello las políticas de elección se dirigen a sectores en los que hay necesidad de mano de obra.

El ministro de Exteriores marroquí, Taib Fassi Fihri, se sumó a las voces críticas contra la política europea de inmigración y exigió a la UE una "lógica constructiva y abierta" frente a la "voluntad de cerrarse" y reclamó la apertura de "pasarelas de inmigración regular para atemperar las veleidades clandestinas".

Añadió que la inmigración ilegal continuará mientras existan "divergencias" entre la política migratoria europea y las demandas de los emigrantes y cifró en 30 millones de personas la necesidad de mano de obra de la UE en el horizonte de 2030.

Por otro lado, Moratinos apostó por la sinergia migración-desarrollo y señaló que la mirada de Europa a África debe ser "comprometida", motivo por el que abogó por que el compromiso adquirido de España de destinar el 0,7 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB) a la cooperación y ayuda al desarrollo se convierta en un compromiso internacional, pues si no "el siglo XXI será un fracaso".

La inmigración, añadió el ministro, debe entenderse como una "oportunidad de enriquecimiento de nuestras sociedades" e invitó al sector privado a "participar del esfuerzo colectivo", por lo que anunció que España celebrará en 2009 un Foro Económico entre empresarios africanos y europeos.