Público
Público

Agag, envuelto en un escándalo de comisiones ilegales en Italia

Una exmodelo colombiana acusa al yerno de Aznar de quedarse con seis millones de euros, de un contrato millonario con Colombia

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Alejandro Agag niega todo por ahora, pero es muy posible que el yerno del expresidente José María Aznar tenga que acabar explicando a la Fiscalía de Nápoles si ha hecho de intermediario para que Finmeccanica, el coloso de la industria pública italiana, cerrara un negocio millonario con Colombia, cobrando una comisión por el trato.

Al menos esto es lo que se desprende de los pinchazos telefónicos realizados por los fiscales John Woodcock, Francesco Curcio y Vincenzo Psicitelli (los mismos que investigan el caso de extorsión a Silvio Berlusconi), que están investigando un escándalo de pago de comisiones ilegales por parte de varios colaboradores y dirigentes de Finmeccanica para adjudicarse grandes contratos militares en el extranjero.

Los tres magistrados explican en las actas de acusación que 'hay numerosos movimientos en marcha para la venta de productos de distintas filiales de Finmeccanica a diversos sujetos extranjeros en Arabia Saudí, Malasia, Kuala Lumpur o Colombia'. Esto sería la 'enésima prueba de la práctica de algunos representantes de Finmeccanica, para corromper a los representantes de gobiernos extranjeros y poder adjudicarse los concursos'.

Y el nombre de Agag aparece pronunciado varias veces por dos personajes clave de la trama en las escuchas telefónicas que han llevado a cabo los fiscales estudiando el caso. Se trata de la exmiss Colombia, Debbie Castañeda, hoy consultora de Finmeccanica e íntima amiga del primer ministro, Silvio Berlusconi, y el director comercial Paolo Pozzerese.

Según la acusación, ambos comenzaron a trabajar en un contrato de 600 millones de euros en Colombia, que debía cerrar Agag, y que conllevaba una comisión del 5% (30 millones) del cual, el 1% (seis millones) le correspondía a Castañeda.

Pero la exmodelo no ha recibido su parte y aparentemente Agag quiso renegociar las condiciones bajando su comisión a la mitad. 'Alejandro ha hecho un acuerdo con Debbie que luego no respetó', se lee en las actas, porque 'era ella' la que había presentado a Agag en el círculo de Finmeccanica y la que 'le había hecho sacar el 5% de comisión en el negocio'.

La versión de Castañeda, en una conversación con una persona identificada como Gerom y que hoy publican varios medios italianos, es que 'Alejandro me ha robado seis millones, ese gilipollas, ¿tú sabes lo que significan para mí seis millones?'.

Agag, en una conversación telefónica con Il Fatto Quotidiano en el que se le pregunta si ha cobrado esos seis millones que le correspondían a Castaneda asegura que 'no hay ningún negocio. No digo que Castañeda sea una mentirosa sino que no hay ningún negocio. Nunca he tenido ningún contrato de Finmeccanica. Ahora le dejo que estoy en una comida de negocios en Nueva York'.

Según las actas, Pozzerese le indica a Castañeda que el problema es que Agag 'no ha firmado el contrato', porque habría conseguido hacer el negocio con otra empresa y así sacarlos a ambos de las comisiones.

Es obvio que los seis millones significaban mucho para Castañeda, que ve como única salida al entuerto recurrir a Silvio Berlusconi.

En una conversación telefónica, la exmodelo le dice al director comercial de Finmeccanica que 'tengo que contarle todo a él. Tendría que decirle que yo quería hacer esta cosa y que se lo lleve a él, sin firmar nada porque confiaba que siendo de buena familia no podría actuar así. Y sin embargo lo ha hecho así que la única persona que me puede ayudar es él, porque él es la única persona a la que tiene miedo en este mundo'.

Finmeccanica, con 15.000 millones de euros de facturado y más de 60.000 empleados, ha estado en numerosas ocasiones en el ojo del huracán por temas de tratos de favor y comisiones ilegales.