Público
Público

Agatha Ruiz de la Prada se inspira en las meninas para su colorista colección

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La modista española Agatha Ruiz de la Prada presentó hoy en Milán, con permiso del cómico británico Sacha Baron Cohen -actor de "Borat"-, que interrumpió el desfile y fue detenido, una colección de brillantes y llamativos colores sobre diseños inspirados en las meninas que pintó Velázquez.

En las propuestas para la primavera-verano de 2009 que mostró la diseñadora española en la Semana de la Moda femenina de Milán "Milano Donna" dominan las prendas geométricas, redondas y amplias, especialmente las faldas anchas y sostenidas por un armazón.

Sin embargo, cualquier apariencia de trajes de época se desvanece gracias a la ligereza de los tejidos, la originalidad de las formas, como anillos y circunferencias, así como la gama de colores alegres e intensos.

Ruiz de la Prada se atreve también con complementos folclóricos como peinetas y abanicos, en los que no podían faltar los motivos en forma de corazón habituales en sus creaciones.

La audacia y frescura de la modista madrileña tuvo su contrapunto en el rigor y formalismo de la firma Mila Schön, la "señora de la elegancia" de la moda italiana, que falleció hace sólo tres semanas tras una carrera de más de 50 años.

El peso de la tradición se reflejó en la pasarela, a la que se accedía atravesando la exposición retrospectiva sobre Schön, pues la joven diseñadora Bianca Gervasio basó sus propuestas en elementos clásicos en la trayectoria de su maestra, como chaquetas y prendas de punto en tejido "double".

Sobre estas bases, no obstante, Gervasio introduce novedades como faldas decoradas con cuadrados de plástico, efectos tridimensionales en las mangas, trajes de chaqueta con minifalda, pantalones que se deslizan hasta el suelo y sombreros casi escultóricos y con abundancia de detalles

Como homenaje a la fundadora de la casa, un motivo protagonizó buena parte de las creaciones: el trapecio, apreciado por Mila Schön y una de las figuras de referencia en la moda de la década de los años 60, cuando la modista empezaba a despegar su carrera.

En cuanto a los colores, el blanco y el negro clásicos fueron los dominantes en el desfile, aunque la modista recuperó en algunas de sus creaciones el violeta y el amarillo "senegal".