Público
Público

Agatha Ruiz de la Prada lleva el color a Lima con juegos de azulejos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Bajo el cielo de Lima, que en invierno se tiñe generalmente de gris, la diseñadora española Agatha Ruiz de la Prada llevó hoy el color a la capital peruana y presentó varios juegos de azulejos con los que decorar cocinas y baños.

Vestida de rojo de cintura para abajo y con una camiseta verde y rosa fiel a su estilo, Agatha se reunió con estudiantes de arquitectura en una tienda de la firma Arq-Studio, donde se paseó "maravillada" por la colección de sus cerámicas, recolocadas esta vez en forma de cubos y de paredes de baño.

Corazones, flores, formas geométricas y colores muy vivos fueron el plato fuerte de esta muestra formada a partir de azulejos fabricados por la empresa Pamesa, con quien Agatha lleva trabajando desde 1997.

La diseñadora reconoció a Efe que, tras preparar hasta veinte desfiles o cuarenta líneas de productos nuevos al año, "nunca sabe" cómo llegan sus diseños a un país o acaban instalándose, en este caso, en las casas peruanas.

Cinco años después de su primera visita a Lima, Ruiz de la Prada confesó sentirse emocionada por que sus creaciones se queden en los lugares por donde pasan y, sobre todo, que pueda haber personas que jueguen con ellas para decorar cocinas y cuartos de baños.

Descartó abrir por el momento alguna tienda en América Latina porque, dijo, requeriría estar pendiente de ella todos los días del año, lo más parecido a "tener un hijo", aunque cada vez mire más hacia esta región del mundo.

Como ejemplo, su próxima parada será un desfile en Monterrey, en México, país al que tiene previsto viajar hasta cuatro veces este año.

Tras una semana en Perú, Agatha deja a su paso un colorido mural -su tercero en América Latina, por detrás de Argentina y Chile- en la Universidad San Ignacio de Loyola, la misma institución que la semana pasada nombró doctor honoris causa a su marido Pedro J. Ramírez, director del periódico español El Mundo.

Acompañados por sus dos hijos, la pareja viajó hasta la ciudad imperial de Cuzco para visitar la ciudadela inca de Machu Picchu y conocer de cerca la cultura de Perú.

"He aprendido mucho de Historia y de comida (peruanas), tengo que asimilar todo eso", afirmó Agatha, quien alabó la ecología de Perú, "uno de los países más verdes del mundo", y los trajes de las mujeres andinas.

La diseñadora se mostró fascinada por las faldas típicas o polleras que visten las mujeres en la sierra, la combinación de colores que "llevan en la sangre", o los sombreros que en su día también inspiraron a creadores como Armani, Galliano o Kenzo.

"Me hubiera vestido como todas ellas", afirmó.