Público
Público

La agencia Moody's recorta la nota de nueve bancos portugueses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La agencia de calificación Moody's anunció hoy una rebaja en la nota de nueve de los principales bancos lusos debido a su posesión de deuda soberana portuguesa, a las expectativas de débil crecimiento de la economía lusa y a la "presión" a la que se ven sometidas para conseguir liquidez.

Además, las calificaciones de las nueve entidades afectadas se encuentran en perspectiva negativa, por lo que no se descartan nuevas rebajas.

Moody's informó en un comunicado de que con estas medidas concluye la revisión de sus calificaciones a las entidades financieras lusas iniciada el pasado 15 de julio, cuando bajó la calificación de la deuda soberana de Portugal de "Baa1" a "Ba2", un nivel considerado como "bono basura".

Entonces ya dejó a este nivel de "bono basura" los "rating" de la Caixa Geral de Depósitos (CGD), del Banco Espirito Santo (BES), del grupo financiero Espirito Santo (ESFG, sus siglas en inglés), del Banco Comercial Portugués (BCP) y del Montepio Geral.

A estos se les suma hoy el Banco Portugués de Inversiones (BPI), con lo que los más importantes bancos del país cuentan ahora con una calificación equivalente a "bono basura", a excepción del Banco Santander Totta.

La agencia decidió rebajar hoy en dos escalones el "rating" del BCP, el BPI, el Banco Portugués de Negocios (BPN) y el ESFG.

Así, el BCP cae de "Ba1" a "Ba3", y el BPI pasa de "Baa3" -todavía un escalón por encima del nivel de "bono basura"- a "Ba2", calificaciones que las señalan como inversiones no recomendables.

La nota del BPN baja de "B1" a "B3", y la del ESGF de "Ba2" a "B1", de forma que su valoración empeora y son consideradas ya como inversiones "altamente especulativas".

La estatal CGD, el BES, el Santander Totta, el Montepio Geral y el Banco Internacional de Funchal (Banif), por su parte, vieron hoy caer su nota un peldaño.

La calificación de la CGD pasa de "Ba1" a "Ba2", exactamente igual que le ocurre al BES, mientras que el Montepio Geral cae de "Ba2" a "Ba3", igual que el Banif.

El Totta, filial del español Banco Santander, baja de "Baa1" a "Baa2", con lo que es la única que escapa a la consideración de "bono basura" y se mantiene dos escalones por encima.

Además de cortar el "rating" de la deuda de estas nueve entidades financieras, Moody's también rebajó la calificación autónoma de seis de ellos, en dos peldaños para el BCP, el BES y el BPI -los tres cotizan en la Bolsa de Lisboa- y en uno para la CGD, el Santander Totta y el Montepio Geral.

La agencia justifica esta decisión por los "riesgos" que corre el sistema bancario luso a la hora de implantar los planes acordados por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) junto a las autoridades lusas en virtud del rescate financiero, solicitado por Portugal el pasado abril.

"Los proyectos de desapalancamiento bancario estarían amenazados si las condiciones del mercado continúan frágiles", advirtió Moody's.