Público
Público

Agentes federales arrestan al Gobernador de Illinois en su domicilio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Agentes federales arrestaron en su domicilio al gobernador de Illinois, Rod Blagojevich, quien está bajo investigación por su presunta implicación en una red de corrupción.

El portavoz de la fiscalía federal, Randall Samborn, dijo hoy en un comunicado que Blagojevich y su jefe de gabinete, John Harris, fueron detenidos, pero no dio detalles sobre los cargos.

El fiscal Patrick Fitzgerald convocó una rueda de prensa para las 17.00 horas GMT en la que prevé informar de estas acusaciones contra el Gobernador, quien debía nombrar durante estos días a un nuevo senador por Illinois que ocupe la vacante que dejó libre Barack Obama tras ganar las elecciones presidenciales.

Lucio Guerrero, uno de los encargados de prensa de la oficina del Gobernador, dijo en un correo electrónico enviado esta mañana a medios de prensa que desconocía los motivos de la detención.

La administración de Blagojevich ha sido investigada durante los últimos tres años por las contrataciones para trabajos en el estado a amigos y contribuyentes de la campaña del Gobernador.

Blagojevich ha negado reiteradamente cualquier delito, la última vez ayer en una conferencia de prensa.

El diario el Chicago Tribune publica hoy que se supo recientemente que las autoridades grabaron conversaciones del Gobernador con un confidente, y que en la investigación también se incluía el procedimiento de elección del sucesor del presidente electo Barack Obama en el Senado.

La elección del candidato está a cargo del gobernador, pero las autoridades sospecharían que el procedimiento puede estar influido por maniobras y favores políticos.

El Sun-Times publicó, por su parte, esta mañana en su página digital que las detenciones están relacionadas con la forma como el gobernador estaba conduciendo la elección del sucesor de Obama, así como por amenazas formuladas al consejo editorial del Chicago Tribune.

Según el periódico, el gobernador habría amenazado con no aprobar la venta del estadio Wrigley Field de los Chicago Cubs, si el Tribune no lo apoyaba.

La compañía Tribune, que acaba de declararse en bancarrota, necesita la venta del estadio para cubrir parte de sus pérdidas.