Público
Público

Agentes de inmigración detienen a relator de la ONU en el aeropuerto de Harare

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Agentes de inmigración detuvieron hoy en el aeropuerto de Harare al relator especial de Naciones Unidas sobre la Tortura, Manfred Nowak, cuando llegó a Zimbabue con intención de iniciar una visita de ocho días al país, informaron a Efe testigos del hecho.

"Varios individuos se acercaron a él, le retiraron el pasaporte y le retuvieron", dijo a Efe Kumbirai Mafunda, portavoz de la organización Abogados Zimbabuenses por los Derechos Humanos (ZLHR), quien precisó que "lo condujeron a una sala anexa al vestíbulo de llegadas".

Nowak había sido invitado por el Gobierno de Zimbabue a visitar el país desde hoy hasta el 4 de noviembre, pero, en el último minuto, cuando ya se encontraba en Johannesburgo en tránsito hacia Harare, le solicitaron que no viajara al país, según dijo hoy la ONU en un comunicado difundido en Ginebra.

Las autoridades zimbabuenses argumentaron que no podían recibir al relator en las fechas propuestas debido al proceso de consultas entre el Gobierno de unidad nacional, que sufre una grave crisis, y la Comunidad para el Desarrollo de África Meridional (SADC).

Por ese motivo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Zimbabue, que está controlado por la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), el partido del presidente, Robert Mugabe, revocó la invitación a Novak.

Nowak indicó que entendía que ese hecho podía haber modificado su agenda de reuniones con miembros del Gobierno, pero que no era razón suficiente para suspender su visita.

Además recordó que "activistas políticos y defensores de los derechos humanos han sido arrestados, hostigados e intimidados en los últimos días" lo que "muestra la urgencia de una misión de investigación objetiva por un experto independiente de la ONU".

En estas circunstancias, hoy mismo, el primer ministro Morgan Tsvangirai, líder del Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), extendió una invitación personal al relator especial de la ONU, que siguió viaje y llegó esta noche al país, pero los funcionarios de inmigración no le permitieron la entrada.

"Nos tememos que pueda ser deportado en el vuelo de Air Zimbabwe a Londres (esta misma noche) o incluso que quede detenido", dijo Mafunda.

La medida ha causado indignación entre los grupos de defensa de los Derechos Humanos de Zimbabue, cuyos componentes han sido perseguidos por el aparato policial y judicial del país, controladas por la ZANU-PF de Mugabe.

Desde hace doce días, el país vive una crisis en el Gobierno de unidad ocasionada por el boicot del MDC a las reuniones con miembros de la ZANU-PF, a la que acusan de incumplir el Acuerdo Político Global que llevó a la formación del gabinete conjunto en febrero pasado.

Mañana, los ministros de Exteriores de Angola, Mozambique y Zambia, que representan a la SADC, que medió en el acuerdo de gobierno de Zimbabue y actúa como garante, iniciarán conversaciones con las partes para tratar de resolver el conflicto.