Publicado: 15.08.2015 18:06 |Actualizado: 15.08.2015 18:49

Unos agricultores destrozan con arados los restos tartesios de Ategua que Julio César mantuvo intactos

Los labradores han sido imputados por un delito contra el Patrimonio Histórico porque no solicitaron la autorización preceptiva para realizar movimientos en el terreno. El yacimiento arqueológico data del siglo IX antes de Cristo

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 7
Comentarios:
Destrozos ocasionados por las labores de arado de un particular en terrenos pertenecientes al conjunto arqueológico de Ategua en Santa Cruz (Córdoba), declarado Bien de Interés Cultural (BIC), que ha destruído enseres tartesos, íberos, romanos y árabes. E

Destrozos ocasionados por las labores de arado de un particular en terrenos pertenecientes al conjunto arqueológico de Ategua en Santa Cruz (Córdoba), declarado Bien de Interés Cultural (BIC), que ha destruído enseres tartesos, íberos, romanos y árabes. EFE/

CÓRDOBA.- El yacimiento arqueológico de Ategua, del siglo IX antes de Cristo, ubicado en Córdoba sobre una ciudad que Julio César mantuvo intacta cuando llegó a Hispania, ha sufrido importantes daños causados por un arado, sobre todo en utensilios árabes, íberos y tartesios y parte de la muralla romana. "No creemos que haya sido intencionado, sino que unos agricultores que querían sembrar olivos, han metido una grada de casi ocho metros en la superficie y ha dejado a la luz una posible villa roma", ha explicado el escultor y tesorero de la Asociación Cultural Amigos de Ategua, José María Serrano, que lleva años estudiando el yacimiento, declarado de Bien de Interés Cultural (BIC), y luchando por su preservación. 

Los agricultores han sido imputados por un delito contra el Patrimonio Histórico porque no solicitaron la autorización preceptiva para realizar movimientos en el terreno. El Gobierno andaluz ha informado en un comunicado de que la unidad del Cuerpo Nacional de Policía adscrita a la Junta de Andalucía ha imputado a tres personas un delito contra el Patrimonio Histórico acusadas de realizar labores de arado en una finca aledaña al yacimiento arqueológico de Ategua en la provincia de Córdoba.



Restos de una vasija tartesa y un asa romana destrozados en las labores de arado de un particular en terrenos pertenecientes al conjunto arqueológico de Ategua en Santa Cruz (Córdoba), declarado Bien de Interés Cultural (BIC).- EFE

Restos de una vasija tartesa y un asa romana destrozados en las labores de arado de un particular en terrenos pertenecientes al conjunto arqueológico de Ategua en Santa Cruz (Córdoba), declarado Bien de Interés Cultural (BIC).- EFE

En la zona donde han realizado labores de aireamiento de tierra se han destruido innumerables sillares, téjulas, ladrillos romanos, restos de cerámica tartésica y árabe, vestigios íberos e incluso huesos humanos de todas las civilizaciones que desde el siglo IX antes de Cristo han pasado por este lugar, situado en el municipio cordobés de Santa Cruz.

Estas joyas del patrimonio histórico y antropológico pueden verse ahora molidas y mezcladas esparcidas por las fanegas aradas en el entorno BIC de Ategua donde, desde la Asociación Cultural de Amigos de Ategua, explican que hay documentos que aseguran el propio emperador Julio César pudo ser nombrado como tal tras la batalla librada contra los hijos de Pompeyo en estas tierras, granero de Hispalis durante la romanización.

Se trata de la zona conocida como Teva la Vieja, en pleno yacimiento donde las huestes romanas camparon para alimentarse antes de que los moradores se rindieran al César según consta en el Bellum Hispaliense.

Monumento Histórico-Artístico

Los agentes de la Policía han remitido todas las actuaciones al juzgado de instrucción de guardia, así como a la sección especial de Medioambiente, Patrimonio Histórico y Urbanismo de la Fiscalía provincial de Córdoba y a la delegación de Cultura de la Junta de Andalucía.

El yacimiento Ategua fue declarado Monumento Histórico-Artístico en 1982 y tiene la consideración de BIC en virtud de la Ley del Patrimonio Histórico Español. La finca en cuestión es de propiedad privada, se encuentra en la zona de afección del citado yacimiento arqueológico de Ategua y ello conlleva una serie de requisitos administrativos para poder efectuar, entre otras actividades, movimientos del terreno.

Para este fin es necesaria la preceptiva autorización de la consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, de la que en este caso carecía.

Todos estos extremos fueron recogidos en el Informe Técnico elaborado por la delegación territorial de la consejería de Cultura en Córdoba y que sirvió de base para el inicio de la investigación iniciada gracias a la advertencia de unos vecinos de Santa Cruz, localidad donde se ubica el yacimiento, que alertaron a la Asociación Cultural Amigos de Ategua de lo sucedido y esta alertó a las autoridades.