Público
Público

El agua como medio de expresión en la nueva exposición de la Sala Kubo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"H2O. Sólido, líquido, gaseoso" es el nombre que la Sala Kubo de San Sebastián ha dado a su nueva exposición, en la que se muestran obras de destacados artistas que han utilizado el agua como medio de expresión, como metáfora de sus concepciones y planteamientos vitales y artísticos.

La muestra, que se inaugura esta tarde y permanecerá abierta hasta el próximo 25 de enero, se completa con la exhibición de cinco módulos científicos, cedidos por el Museo de la Ciencia de la capital guipuzcoana, que explican las máquinas desarrolladas por dos genios hidráulicos de la antigüedad, Arquímedes de Siracusa y Ctesibius de Alejandría.

José Manuel Broto, Jaume Plensa, Eva Lootz, Max Streicher, Eugenio Ampudia y Alexandra Ranner son algunos de los artistas cuyas obras podrán ser contempladas en la sala de exposiciones del centro Kursaal.

La lista la cierran Eduardo Nave, José Manuel Ballester, Magdalena Correa, Isaac Julien, y Leopoldo Ferrán y Agustina Otero, estos dos últimos con una obra conjunta que representa los bustos de varias sirenas en una aproximación al mundo mitológico.

Un lienzo abstracto de Broto es la única pintura de "H2O. Sólido, líquido, gaseoso", en la que los diferentes estados del agua trascienden desde la escultura, la fotografía o la vídeo instalación.

Recipientes metálicos de distintos tamaños, con manos o rostros en su interior en los que el agua fluye de uno a otro, es la propuesta de Jaume Plensa, un espacio poético sobre el devenir del tiempo y la memoria, según ha explicado Dolores Durán, comisaria de la exposición.

Durán ha participado junto a la directora de la Sala Kubo, María Victoria Arcaya, y el director del Kutxaespacio de la Ciencia, Alberto Martínez, en la presentación de la muestra a los medios de comunicación, a la que también han acudido algunos de los artistas participantes, como Eva Lootz o Eugenio Ampudia.

Lootz exhibe cuatro cajas de luz que reproducen el sistema capilar del curso de los ríos, mientras que Ampudia sitúa al visitante en la arena de una playa desde la que se contemplan unas olas que arrastran a la orilla lienzos de grandes obras de las vanguardias del siglo XX como restos de un naufragio.

El estado gaseoso del agua lo plasma Max Streicher con unas esculturas hinchables en forma de nube y suspendidas en el aire con las que "sublima el concepto de volatilidad", ha señalado Durán.

La comisaria ha incidido en las "infinitas posibilidades de expresión" del agua, con alusiones "tanto desde la poética como la morfología de algo tan fundamental para la concepción del mundo y de la vida".

"Toda la exposición tiene una gran carga metafórica y metalingüística", ha subrayado.