Público
Público

Aguirre abre otro frente en el PP con la financiación

Malestar en el partido tras las críticas de la presidenta a la abstención impuesta por Rajoy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, parece dispuesta a exprimir su malestar con la dirección nacional del partido después de Mariano Rajoy impusiera a sus comunidades la abstención al nuevo modelo de financiación. La también presidenta de los conservadores madrileños no entiende la decisión final de su partido cuando su presidente había vertido duras críticas lo llamó 'chapuza' e 'insolidario' contra el sistema.

Así se pone de manifiesto en una entrevista concedida ayer al diario El Mundo, en la que se atreve sin tapujos a retar la decisión de la dirección nacional: 'El PP debería haber votado en contra de este sistema'. Aguirre, que ya dejó claro el mismo día de la votación ante el Consejo de Política Fiscal y Financiera que Madrid iba a votar que no, salvo que la dirección del partido dijera lo contrario, cree que la postura adoptada por el PP ha sido 'un error'. 'En coherencia con nuestro discurso, el PP debería haber votado contra la financiación', insiste.

Con esta postura, Aguirre abre un nuevo frente dentro de las filas conservadoras en un momento en el que el partido está pendiente del futuro judicial de Francisco Camps, presidente de la Generalitat Valenciana, y de su tesorero, Luis Bárcenas.

A la hora de citar responsables de la abstención, la presidenta apunta a que es al vicesecretario de Política Autonómica al que hay que pedir cuentas. 'Habrá que preguntar a Javier Arenas por qué se ha hecho así', dice. Fue precisamente una llamada del también presidente del PP andaluz la que informó a la Comunidad de Madrid de que debía abstenerse.

En un intento de demostrar que no es sólo Madrid la comunidad disconforme con la orden de Rajoy, Aguirre sostiene en la mencionada entrevista que en el PP había más gente que pensaba como ella. No cita a quién, pero la Comunidad Valenciana y La Rioja también apostaban por votar en contra de la propuesta del Gobierno.

Tal y como informó Público los más críticos con Mariano Rajoy dentro del PP habían señalado el tema de la financiación autonómica como uno de los asuntos en los que el partido se la jugaba. De hecho, alertaban de que un sector de las filas conservadoras no estaba dispuesto a ver cómo su líder pone al Gobierno las cosas fáciles en materia de financiación.

Mientras que en el entorno de la presidenta señalan que , en este caso, la actitud del PP de Madrid ha sido de 'total lealtad' a Rajoy, en el PP nacional recibieron con 'malestar' las declaraciones.

Fuentes del partido consultadas por este periódico alertaban del peligro que puede suponer para el PP mostrar de nuevo una imagen dividida. 'Con el caso Gürtel ya tenemos suficiente, no nos viene nada bien que se abran nuevas fisuras internas', explicaban.

La propia presidenta madrileña reconoce en la citada entrevista que el partido está teniendo un 'desgaste importante' por el caso Bárcenas. Una vez más, opina que es Rajoy el que conoce todos los datos sobre este asunto y que es el que tiene la última palabra sobre el destino del tesorero.

Tras mostrar cierto malestar por el hecho de que la dirección nacional del partido 'nunca' ha puesto la mano en el fuego por ella 'Ahí sí que no se quemarían', dijo, hizo una cerrada defensa del presidente de la Generalitat. 'Yo sí pongo la mano en el fuego por Paco Camps'.

Sobre su futuro político, consideró un 'gran honor' que Mariano Rajoy quiera que ella vuelva a ser candidata en 2011. 'Pero aún faltan dos años', apostilló.

Hace unos días, en una entrevista concedida a Vanity Fair, aseguró desconocer si tiene posibilidades de ganar unas primarias en el PP, pero dejó claro que tiene gran apoyo de los militantes.