Público
Público

Aguirre asegura que es "siempre autocrítico" y buscar "lo mejor para el club"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El mexicano Javier Aguirre, entrenador del Atlético de Madrid, aseguró hoy que está "tranquilo", pese a las críticas por su planteamiento frente a Osasuna y recalcó que es "autocrítico" y que busca "lo mejor" para el club, al tiempo que se siente "plena y absolutamente apoyado por el vestuario".

"Estoy bien y muy tranquilo. La crítica positiva o negativa es propia de los resultados, con lo cual no tiene por qué afectarme porque es la que hay siempre, cuando ganas hablan y cuando no ganas también hablan de tu trabajo. Es normal", valoró el técnico, que recalcó que "siempre" ha sido "reflexivo".

"Soy autocrítico, siempre lo he sido, y busco lo mejor para el club, sin lugar a dudas. Nunca hago nada pensando en mi beneficio personal. Lo que le pase mal al club, me pasa mal a mí", continuó Aguirre, que recordó: "Durante estos dos años y medio he dicho que me he equivocado un montón de veces".

"No soy un tipo que no haya reconocido errores en cambios, en alineaciones, en planteamientos tácticos... Soy el primero en saber cuando las cosas marchan bien y cuando mal. El análisis se hace en función directa a los resultados semanales y globales. Evidentemente nuestro trabajo es diario", valoró.

"Todos los días hay que velar por los intereses del club y estar muy atentos al funcionamiento del colectivo y a lo que gira entorno al equipo. Soy muy sensible a lo que se dice, a lo que se escucha, a lo que dice la gente... Y quiero lo mejor para el club", comentó.

El entrenador, criticado por su planteamiento en Pamplona sin el uruguayo Diego Forlán y el argentino 'Kun' Agüero juntos en punta, defendió que tiene sus "obligaciones y derechos como técnico". "Una de mis obligaciones es intentar llevar al equipo al mejor sitio posible y este año es quedar en 'Champions'", recordó.

"Otra obligación es informar y uno de mis derechos es decidir los jugadores que ya tengo, que el club ya fichó, y ponerlos donde yo creo que mejor rinden, a los once que creo que para ese día son los mejores. También elegir la manera de jugar. Y lo hago siempre pensando en lo mejor para el equipo. Mi obligación es que el equipo juegue bien y llegue a la meta", declaró.

Entre sus derechos, el técnico también citó la posibilidad de variar su alineación antes del encuentro, aunque la haya dicho antes en la rueda de prensa, como ocurrió en el duelo ante Osasuna. "Hasta media hora antes del partido puedo, debo y si quiero cambiar a los jugadores. Para eso me pagan y para eso soy el entrenador", dijo.

También aseguró que le "parece muy bueno para el equipo" que futbolistas de peso se enfaden por no estar en el once: "Si se cabrea un jugador me gusta mucho, porque si no lo hace significaría que pasa de todo, que pasa de su profesión, de su equipo... Y si lo hace demuestra que tiene casta y orgullo. Eso es muy bueno".

"Yo estuve quince años como jugador y a nadie le gusta no jugar. El día que te acomodes estás mal, porque entonces no mereces ser profesional ni estar en un club de esta envergadura. Me encantan que se enojen", añadió.

Para él, Agüero y Forlán "pueden jugar juntos, han jugado juntos y jugarán juntos". "Y otras veces no jugarán juntos. Eso lo decidiré yo cuando lo crea necesario por el bien del equipo, no por el bien de nadie en especial o en detrimento de alguien, ni mucho menos".

"El año pasado, Kun marcó 19 goles y Forlán logró 16 en Liga. Este año vamos por el buen camino en cuanto al tema ofensivo del equipo. Estamos intentando estructurarnos defensivamente, porque hemos recibido muchos goles, muchas desatenciones en balón detenido y en eso estamos incidiendo", indicó.

"Yo ahora estoy ocupado en buscar el equilibrio para el equipo, porque recibió doce goles en tres partidos y después cuatro tantos en los otros siete encuentros. Busco un equilibrio, que el equipo ataque y defienda bien, que el equipo haga goles y no encaje. Y en eso estoy día a día. Ese es mi objetivo", afirmó.

Y defendió su sistema 4-1-4-1: "Con esa manera de jugar fuimos a Villarreal y estábamos 0-2 y con esa manera de jugar fuimos a Anfield, nos pusimos 0-1 y fuimos muy eficaces. Y en el Reyno de Navarra fuimos 0-0 y nos faltó el gol ese".

"Hubo un solo cambio de Anfield a Pamplona. Fue punta por punta. Hay que intentar mantener al equipo tenso y con intensidad de agosto a mayo en todas las competiciones. Hay que mantenerlos vivos, con ganas de jugar y ganar todos los partidos, porque es la exigencia y la presión de un club grande. Quien no soporte presiones de esta índole no sirve para estar en este club. En las buenas y en las malas hay que tener talante", añadió.

El 0-0 ante Osasuna dejó con poco margen de error en Liga al conjunto rojiblanco. "Los empates sirven de poco. Hay que ganar, hay que ligar dos o tres victorias y seguramente en el ecuador del campeonato estaremos cerca de nuestro objetivo. Seguro", declaró.

Mañana espera el Orihuela en partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, una eliminatoria que, pese al 0-1 a favor del Atlético, no ve sentenciada el técnico mexicano. "El Orihuela vendrá con la conciencia tranquila de que no tiene nada que perder y todo por ganar", analizó.