Público
Público

Aguirre comparte con los nuevos ministros la atención de apertura de Legislatura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha compartido hoy con los nuevos ministros del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero el protagonismo de los medios de comunicación en la sesión solemne de apertura de la IX Legislatura, que preside el Rey.

Aguirre, una vez más, retorna al escaparate mediático por la posibilidad de disputar al presidente del PP, Mariano Rajoy, el liderazgo del partido.

El diario "El País" publica que varios consejeros del Gobierno madrileño supuestamente habrían animado a su presidenta a plantar cara a Rajoy en el congreso nacional que el PP organizará en Valencia el próximo mes de junio.

Así que, tras dejar todos los focos sobre su cabeza la semana pasada, Aguirre ha vuelto a atraer todas las luces en su entrada al Congreso de los Diputados.

La suya ha sido la llegada más atropellada y más turbulenta porque inmediatamente una multitud de periodistas se ha colocado en torno a ella y ha impedido que avanzara hacia el hemiciclo.

Tanto ha sido el revuelo que la propia Aguirre no ha tenido más remedio que, en algunos momentos, apartar los micrófonos y las grabadoras con las manos, y poco le ha faltado para resbalar por el suelo al tropezar con un escalón.

Otro que ha concitado el interés de los informadores, precisamente por el mismo motivo, ha sido el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, pero éste salió más airoso del cerco mediático y apenas se entretuvo con declaraciones.

También ha causado mucha expectación la llegada de los nuevos ministros del Ejecutivo de Zapatero, especialmente las nuevas ministras.

El propio Rajoy ha saludado a algunas de ellas poco antes de ocupar su lugar en el hemiciclo del Congreso, ya que algunas, como Bibiana Aído (Igualdad) o Beatriz Corredor (Vivienda), se sentarán en el semicírculo de la bancada azul -la zona reservada al Gobierno- situado justo debajo del escaño del líder "popular".

Igualmente suscitaron interés la aparición de la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, así como las del titular de Industria, Miguel Sebastián, y del de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho.

Este último coincidió en la entrada del Congreso con Zapatero, por lo que ambos estuvieron un rato departiendo amigablemente y entre sonrisas.

Era la primera vez que el Gobierno al completo se encontraba en el Congreso de los Diputados.

Los ministros que acumulan ya unas dosis de experiencia accedieron al hemiciclo como si nada, pero las recién llegadas, especialmente Aído, no pudieron disimular la perplejidad en cuanto se toparon con la nube revoltosa y multitudinaria de periodistas que esperaban la irrupción de los invitados.

Entre los invitados, siete presidentes autonómicos: José Montilla (Cataluña), Juan Vicente Herrera (Castilla y León), Miguel Ángel Revilla (Cantabria), Vicente Álvarez Areces (Asturias), Francesc Antich (Baleares), José María Barreda (Castilla-La Mancha), Pedro Sanz (La Rioja) y Esperanza Aguirre.

Asisten a la sesión el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Francisco José Hernando, la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, y algunos ex presidentes del Congreso, como Manuel Marín, Gregorio Peces-Barba, Félix Pons o Landelino Lavilla.

El nuncio apostólico Manuel Monteiro de Castro, el ex líder del PCE, Santiago Carrillo, y Miguel Herrero de Miñón no faltaron a la cita.

Como tampoco lo hicieron tres de los cuatro hijos del presidente del Congreso, José Bono; entre ellos Amelia, acompañado por su futuro marido, Manuel Martos, a su vez hijo del cantante Raphael. EFE