Público
Público

Aguirre dice que "el respeto a la intimidad diferencia" al PP y al PSOE

La 'lideresa' dice que casos como el 'Alakrana' habría conllevado dimisiones en otros países democráticos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha encontrado un aspecto que, según ella diferencia al PP del PSOE: 'el respeto a la intimidad de las personas'. Experta en tirar la piedra y esconder la mano, lanza un manto de incertidumbre diciendo que con los gobiernos socialistas 'siempre hay escándalos' pero no entra en el fondo de las denuncias a Sitel, un sistema que recientemente ha vuelto a ser avalado por el Tribunal Constitucional.

Aguirre se preguntó si la razón por la que el Gobierno no quiere regular el sistema de interceptación de comunicaciones SITEL por ley será porque 'no puede explicar de dónde han salido tantas y tantas conversaciones filtradas' a los medios de comunicación 'y que siempre buscan desprestigiar' al PP. Ayer Rubalcaba dejaba claro, citando a la portavoz del gobierno valenciano, que 'lo de Sitel es por Gürtel'.

'Por eso cuando ahora dicen que ellos no han hecho nada ilegal -dijo en referencia al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero- en materia de escuchas telefónicas cuesta mucho trabajo creerles'.

La presidenta madrileña también censuró la gestión del secuestro del atunero vasco Alakrana en aguas de Somalia -'es imposible hacerlo peor', dijo- y aseguró sentir 'indignación' por tener un Gobierno 'inepto', que provoca 'vergüenza ajena', y al que acusó además de no decir la verdad. 'En cualquier país civilizado habría dimisiones', enfatizó Aguirre.

En este sentido, consideró 'insostenible' que la ministra de Defensa, Carme Chacón, dijera saber dónde están los marineros bajados a tierra 'cuando los marineros, ahora lo sabemos, nunca bajaron del barco'. Igualmente criticó que se pagara un rescate y se dejara escapar a los piratas.

En su discurso, la presidenta madrileña puso otros ejemplos 'de lo insostenible' que es, a su parecer, el Ejecutivo socialista de Zapatero y, en este sentido, citó el 'caso Matsa' -'mentir es lo último que se puede hacer en política, aunque los socialistas no lo sepan o no quieran enterarse', dijo en referencia al vicepresidente tercero, Manuel Chaves - o el 'caso Faisán' sobre el chivatazo a ETA.

'Que exista la sospecha muy fundada de que desde la Policía se dio un chivatazo a ETA es tan grave que, también por este asunto, en otros países habría tenido que dimitir el Gobierno', dijo sobre este último punto.