Público
Público

Aguirre ve presidente a Rajoy en 2010 por el adelanto de las elecciones por la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se ha mostrado convencida de que el líder del PP, Mariano Rajoy, será presidente del Gobierno antes de 2011, porque José Luis Rodríguez Zapatero "tendrá que convocar elecciones a finales de 2009 o comienzos de 2010".

En su intervención en el programa de TVE "59 segundos", la presidenta del PP de Madrid ha considerado que la crisis económica motivará este adelanto electoral, ya que es "tan grave que ahora mismo no ha hecho más que empezar".

Esperanza Aguirre ha asegurado que cree que es "muy posible" que Alberto Ruiz-Gallardón forme parte de ese gobierno, ya que "ha dicho que no quería estar otra legislatura más en el Ayuntamiento" de Madrid, y ha indicado que "cree" que va a rechazar encabezar la candidatura popular al Parlamento Europeo en caso de que se la ofrezcan.

Por ello, ha apostado 50 euros con los contertulios del programa a "que el cabeza de lista será (Jaime) Mayor Oreja".

Sobre su propio futuro, Aguirre ha manifestado su intención de "presentarse a las elecciones de 2011 en la Comunidad de Madrid" y ha defendido sus buenas relaciones con Rajoy, con quien suele mantener "encuentros políticos".

La presidenta regional ha defendido que la dirección nacional de su partido "está haciendo lo que debe hacer", al "plantear alternativas" y "apoyar al Gobierno", ya que "los españoles esperan que estén todos a una, remando en la misma dirección", pero exigiendo "transparencia y control" al Gobierno.

Con respecto a la asistencia de Rodríguez Zapatero a la Cumbre del G-20 del próximo sábado, ha asegurado que el PP estuvo "desde el primer momento a favor" de la presencia española y ha repetido que sería "bueno que Zapatero dijera que es lo que va a proponer en Washington".

Para combatir la crisis, ha recomendado "las recetas liberales clásicas", como "la austeridad en el gasto público" o "la bajada de impuestos" y ha negado que estas recetas estén cuestionadas, sino que "se necesitan ahora más que nunca".

Ha considerado que, tras "veinte años de crecimiento espectacular", se ha producido una crisis de la que a España "le costará salir" y ha recordado que "generaba la mitad de todos los empleos de la Unión Europea" y ahora se ha convertido en el país "que produce más parados".

Cuestionada sobre las disputas en la asamblea de Caja Madrid, ha negado, que "como presidenta de la Comunidad", haya interferido "en ninguna de las decisiones" de la entidad", excepto cuando pidió "que la Fundación Caja Madrid fuera el principal patrocinador del Bicentenario de 1808".

Como "presidenta del Partido Popular de Madrid" ha mostrado su malestar porque se ha "encontrado con una propuesta del presidente" que, de 18 representantes, deja a su partido con 15, a pesar de que "ha subido en representación popular" y ha negado que esta situación suponga un enfrentamiento con Ruiz-Gallardón.

Sobre su gestión, ha asegurado que la sanidad es su "principal ocupación", aunque "casi el 96 por ciento" de los madrileños no lo considera "un problema" y ha defendido su "apuesta por la sanidad pública", aunque en materias como la "jardinería o el catering de un hospital", en lugar de ser realizados "por funcionarios", es mejor recurrir a "empresas especializadas".

"Una cosa es que un servicio sea universal, gratuito para todos y de calidad, y otra es que tenga que ser todo él prestado por funcionarios", ha aseverado.