Público
Público

Ahmadineyad acusa de "corruptas" a las grandes potencias y pronostica su "colapso"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, acusó hoy de "corruptas" a las grandes potencias y pronosticó su "próximo colapso", mientras insistía en que la República Islámica no suspenderá, ni negociará sobre sus actividades nucleares.

Ahmadineyad, en un discurso pronunciado en la ciudad santa de Mashad, expresó al mismo tiempo su apoyo a la promoción de la "cultura del martirio y del sacrificio" entre los iraníes para "cambiar la administración corrupta del mundo".

Asimismo, restó importancia a las "amenazas militares y las sanciones económicas" internacionales para obligar a Teherán a abandonar su programa de enriquecimiento de uranio, que Occidente considera que tiene fines militares.

"Vuestras amenazas y presiones no os beneficiarán y, si os reunís con todas las fuerzas del mal, os derrotará el pueblo de Irán", dijo el gobernante iraní, en aparente alusión a Estados Unidos y sus aliados, según la agencia IRNA.

"Al mismo tiempo, optamos por la paz, el diálogo y la negociación sobre las bases de la justicia y la igualdad, pero no negociaremos sobre nuestros derechos naturales y legítimos" de acceder a la tecnología nuclear, agregó.

Ahmadineyad hizo esta declaración dos días después de haber anunciado el inicio de la instalación de 6.000 nuevas centrifugadoras para el enriquecimiento de uranio en la planta de Natanz, en el centro del país.

Esas centrifugadoras, según el propio Ahmadineyad, son cinco veces más capaces que las máquinas instaladas en Natanza en 2007, pese a las exigencias de la comunidad internacional para que Irán suspenda el enriquecimiento de uranio, una materia de doble uso, militar y civil.

"Irán se ha convertido ahora en el centro de los acontecimientos en el mundo .. nuestra misión es actuar para construir Irán y convertirlo en un ejemplo para los países de la zona con el fin de cambiar la corrupta Administración del mundo", dijo el gobernante.

Por otro lado, Ahmadineyad responsabilizó a "las grandes potencias del terrorismo, de la trágica situación y las agresiones sionistas en los territorios palestinos ocupados, así como las matanzas de civiles iraquíes".

Al mismo tiempo, elogió el sistema islámico chií que gobierna en Irán y pronosticó que "las grandes potencias desaparecerán próximamente".

"Ahora necesitamos más que nunca la cultura del martirio y el sacrificio para cambiar esta administración corrupta del mundo", concluyó.

El gobierno iraní asegura que sus planes atómicos son pacíficos y rechaza las tres resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad de la ONU en los últimos dos años contra Teherán para que abandone su programa de enriquecimiento de uranio.