Público
Público

Ahmadineyad imita a Peres y a Abás e invita a Lula a mediar por la paz en Oriente Medio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, imitó hoy a sus homólogos de Israel, Simón Peres, y de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, al invitar al jefe de Estado de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, a que ayude en la búsqueda de la paz en Oriente Medio.

Ahmadineyad fue recibido hoy por Lula en la que supuso su primera visita oficial a Brasil y defendió el polémico programa nuclear que adelanta su Gobierno, del que reiteró que apunta a la generación de energía y reafirmó que no oculta objetivos militares.

Desde antes de la llegada de Ahmadineyad, decenas de manifestantes a favor y en contra del régimen iraní se concentraron frente al Palacio de Itamaraty en Brasilia para expresar pacíficamente su apoyo o rechazo a la visita del mandatario.

En una rueda de prensa junto a Lula, el líder iraní se mostró moderado, explicó con detalles su visión sobre el conflicto que su país tiene con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y atribuyó a los países occidentales todo lo que calificó de "constante ataque" contra Irán.

Según Ahmadineyad, el "ataque occidental" comenzó con el triunfo de la "revolución islámica", como se conoce al proceso que, en 1979, condujo al derrocamiento del sha Mohamad Reza Pahlevi e impuso un régimen nacionalista con una fuerte influencia religiosa y opuesto a los Estados Unidos.

El presidente iraní no citó explícitamente las diferencias de su Gobierno con Israel, pero valoró el papel de Brasil en el concierto internacional y aseguró que "puede tener un papel activo" en la búsqueda de la paz y la concordia.

En ese marco, le dio "la bienvenida a la presencia de Brasil en Asia y Oriente Medio", pues consideró que "puede perfeccionar la cooperación" y "también contribuir a la promoción de la paz y la estabilidad".

Lula aceptó la propuesta y destacó el hecho de que Irán "puede tener un papel decisivo para lograr la paz en Oriente Medio y en Asia Central", así como también puede ser "especialmente importante" para lograr la "unión" de los palestinos.

El presidente brasileño defendió igualmente, como lo ha hecho en otras ocasiones, el "derecho" de Irán a desarrollar un programa nuclear con fines pacíficos y en concordancia con lo que dictan los organismos internacionales.

"Lo que defendemos para nosotros lo defendemos también para los otros países", declaró Lula, quien explicó que Brasil "tiene un modelo de desarrollo de energía nuclear reconocido por las Naciones Unidas" y que, en ese marco, respalda el "derecho" de Irán a seguir por ese mismo camino.

Recordó, sin embargo, que en materia nuclear "la no proliferación y el desarme deben andar juntos", pues esa será la única manera de ayudar a construir la paz en el mundo.

Lula recordó que Brasil se ha ofrecido para promover "el diálogo, la tolerancia y la paciencia" en Oriente Medio, con una férrea "defensa de los derechos humanos" y su "repudio a todo tipo de intolerancia y terrorismo".

El presidente brasileño sostuvo que sin una "sólida cooperación no habrá paz duradera ni estabilidad" y apuntó que para construir una paz real "es necesario que primero se creen canales de confianza y comunicación, con desprendimiento y coraje".

Lula, que tras recibir a Simón Peres hace diez días y a Abás la semana pasada anunció sendos viajes a Israel y Palestina para marzo próximo, dijo que espera retribuir la visita de Ahmadineyad en abril o mayo del 2010.

Tras la reunión de Lula y Ahmadineyad fueron suscritos acuerdos bilaterales en las áreas de energía, ciencia y tecnología, comercio, industria, agricultura y financiera.

Asimismo, se firmó un acuerdo de supresión recíproca de visados para diplomáticos de ambos países, que en un futuro podría ser extensivo a todos los ciudadanos brasileños e iraníes que viajen por motivos turísticos.

Concluida la reunión con Lula, Ahmadineyad se dirigió a la sede del Congreso para una visita protocolaria que incluyó un encuentro con los presidentes de la cámara de Diputados, Michel Temer, y del Senado, José Sarney.

Según su agenda oficial, el líder iraní también dictaría una conferencia ante un reducido número de alumnos de una universidad privada de Brasilia, pero ese acto fue suspendido a última hora debido a que su encuentro con Lula se prolongó más de lo previsto.

Ahmadineyad permanecerá en la capital brasileña hasta mañana, cuando a primera hora continuará hacia Bolivia, tercera escala de un viaje que comenzó en Senegal y concluirá en Venezuela.