Público
Público

Ahmadineyad resta importancia a las presiones de Occidente y advierte a sus rivales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, restó hoy importancia a las presiones para que suspenda sus planes nucleares, mientras advirtió a sus rivales políticos que "dejen de emplear sus medios de comunicación" contra la política atómica y económica del gobierno de Teherán.

En un discurso ante decenas de miles de iraníes, Ahmadineyad enumeró los "logros" nucleares y espaciales de la Revolución Islámica, y anunció que su país lanzará "antes del próximo verano" dos cohetes espaciales con un satélite iraní, para funciones de telecomunicaciones.

Al mismo tiempo, calificó de "trozos de papel" las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que exigen que Irán abandone el enriquecimiento de uranio, una materia de doble uso, militar y civil.

La declaración de Ahmadineyad ha sido recibida con aplausos y gritos de "Alahu Akbar" (Dios es el más grande) por los decenas de miles de iraníes que se congregaron hoy en la plaza "Azade" (libertad), de Teherán, para conmemorar el 29 aniversario de la revolución chií que derrocó al régimen monárquico pro occidental.

Ahmadineyad aconsejó a "los enemigos de Irán que abandonen la política de la presión y las sanciones, ya que no afecta a los iraníes", según medios locales.

A sus rivales políticos -los reformistas- dio otro consejo: "a aquellos que tienen instrumentos de información en el interior (del país) les digo que dejen de emplearlos".

Respecto a los "logros" científicos de Irán, Ahmadineyad recordó que Teherán ha lanzado "con éxito" hace una semana un primer cohete espacial, y señaló que "los técnicos iraníes están analizando ahora los dados" que han recibido del mismo.

"Vamos a lanzar otros dos cohetes complementarios y esperamos, con la voluntad de Dios, poner en órbita el primer satélite de fabricación nacional antes del próximo verano", dijo el mandatario, en medio de aplausos de los congregados.

"Hoy en día la presencia en el espacio es una necesidad para la vivencia orgullosa de un pueblo", opinó, mientras reiteraba que los iraníes "no someterán a la arrogancia", y "no renunciarán a su derecho" a acceder a la ciencia y la tecnología atómica.

Las celebraciones del 29 aniversario de la revolución iraní coinciden este año con los preparativos para las elecciones generales, previstas para el 14 de marzo próximo, que se desarrollan en medio de crecientes críticas en el país a la política económica del Gobierno de Ahmadineyad.

Varios comentaristas opinan que esos comicios, en los que decenas de reformistas no podrán participar debido al rechazo de sus candidaturas por la comisión electoral, serán un verdadero examen de la popularidad de la corriente ultraconservadora, a la que pertenece Ahmadineyad.

El gobernante iraní parece que no quiso esperar hasta ese día, ya que el domingo instó a los iraníes a manifestarse de forma masiva para mostrar su respaldo a los "principios de la revolución islámica".

Ahmadineyad encabezó hoy la manifestación que transcurrió por las calles de Teherán desde las 9.30 hora local (6.00 GMT), coreando eslóganes contra EEUU e Israel, antes de converger en la plaza "Azade", en el oeste de la capital.

"Muerte a América (EEUU)", "Muerte a Israel", "Alahu Akbar", "Lailah Ila Alá" (no hay Dios más que Alá) y "La energía nuclear es nuestro derecho" son algunas de las frases que corean los manifestantes.

La televisión transmitió en directo imágenes de las marchas masivas, así como himnos y canciones patrióticas para animar a los iraníes a salir a las calles, además de imágenes de los primeros días de la Revolución.

La radio estatal difundió por su parte programas y comentarios, en los que se aseguraba repetidamente que "con su participación en la marcha los iraníes vuelven a demostrar su lealtad a la Revolución".