Público
Público

Ahmadineyad visita Líbano para apoyar a la minoría chií

 El presidente de Irán es bien visto por otros sectores opuestos a EEUU e Israel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, llegó ayer a Líbano para una visita de dos días con la que quiere expresar su apoyo a la maltratada minoría chií, pero con la que también quiere respaldar a las restantes minorías. Y ello a pesar de que algunos sectores de estas minorías, suníes y cristianas, no ocultan su malestar con Teherán.

Líbano está gobernado por una abigarrada coalición que lideran suníes y cristianos aliados de Occidente y de otros países suníes conservadores, aunque en el Gobierno está ampliamente representada la minoría chií, y especialmente Hizbolá, un partido que cuenta con una poderosa milicia y con una red de asociaciones benéficas que financia Irán y que compite con el Estado.

La minoría chií recibió con entusiasmo a su huésped y millares de personas salieron a la calle para darle la bienvenida. Pero Ahmadineyad no sólo está bien visto por los chiíes, sino también por amplios sectores de otras minorías que quieren que Líbano se arraigue en Oriente Próximo y deje de hacer el juego a EEUU e Israel.

Tras reunirse en Beirut con el presidente Michel Suleyman, Ahmadineyad habló al pueblo libanés: 'Queremos un Líbano unificado y moderno, y apoyaremos al pueblo y al Gobierno de Líbano, así como a los demás elementos de la nación libanesa, hasta que consigan todos sus objetivos', proclamó.

También criticó al 'régimen sionista' y se espera que hoy efectúe una visita al sur de Líbano y se acerque a la frontera con Israel.

Tanto Estados Unidos como Israel criticaron la primera visita que realiza a Líbano un presidente iraní desde hace siete años. En la radio israelí entrevistaron a libaneses cristianos y suníes que consideraban que la visita es una injerencia en la vida política libanesa. Los libaneses chiíes apoyan normalmente a Irán y Siria; los suníes, a EEUU, Occidente y Arabia Saudí. Los cristianos están divididos.

'Rechazamos cualquier esfuerzo tendente a desestabilizar o inflamar las tensiones dentro de Líbano. Desearíamos que ningún visitante hiciera algo o dijera algo que desestabilizara más a ese país', dijo la secretaria de Estado Hillary Clinton.