Público
Público

"Ahora es normal escuchar música en catalán, antes te miraban mal"

El grupo presenta en Madrid su nuevo disco, 'Vostè és aquí', compuesto por 40 canciones, el 7 de diciembre en el marco del Primavera Club

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pau Debon, Joan Miquel Oliver, Jaume Manresa, Joan Roca y Pere Manel Debon son cinco tipos de Mallorca que escriben canciones desde lo cotidiano. Consiguieron colarse en el tercer lugar de la lista de ventas española con su nuevo disco, Vostè és aquí, compuesto por 40 canciones escritas en catalán, a excepción de Leyenda Negra, una versión del grupo Tots Sants. Dicen seguir la premisa de la honestidad de forma incondicional, pensar en el presente y regirse únicamente por lo que les pide el cuerpo en cada momento. Quizás por ello han reunido el valor suficiente como para aventurarse en el mundo de las microcanciones, temas de apenas un par de minutos en el que intentan transmitir toneladas de emociones, en algunos casos, con tan solo un puñado de palabras.  El caso más extremo, con una canción de cuatro vocablos en la que, paradojas de vida, su título es incluso más largo que el propio texto (Blood, Devastion, Death, War and horror).

Ahora viven un momento dulce. Lejos queda la intensa gira de promoción de Coser i Cantar, disco que grabaron con la orquesta sinfónica de Bratislava en 2007. De repente, se encontraron en un aeropuerto, uno en cada esquina de la terminal, con la sensación de que ya se había consumido una etapa. El final de un camino sin saber muy bien qué vendría después. 'Estábamos quemados', confiesa Pau Debon, el cantante de la banda, desde el otro lado del hilo telefónico. 'Cuando nos reunimos en el avión alguien dijo: 'creo que tenemos que parar'. Lo dejamos sin saber que pasaría. Podría haber pasado que uno dijera que no le interesaba volver'. Pararon y tras dos años sin verse llegó Lamparetes, el disco de su consagración definitiva, y tras él, casi sin descanso, el torrente creativo que supone Vostè és aquí.

¿Por qué habéis decidido sacar un disco con 40 canciones con el riesgo que ello comporta?

Lo de las 40 canciones es un poco anecdótico. Acabamos de presentar Lamparetes, el anterior disco, y lo normal hubiera sido parar de vernos. Pero en ese momento teníamos ganas de seguir trabajando. Una vez en el local decidimos experimentar un poco a ver qué salía. Y salió la idea de hacer canciones cortas. Al final optamos por 40, que era un número redondo que quedaba bien.

¿Entonces, se quedaron algunas incluso en el tintero?

Sí. No queríamos ninguna canción que aunque fuera corta en minutaje, fuera corta en contenido. Ha habido algunas en que el contenido no ha llegado a nuestras expectativas y se ha tenido que quedar en el tintero.

¿Qué es lo que tiene que tener una canción para que colme vuestras expectativas?

Una canción tiene que transmitir lo que nosotros queremos transmitir. Nos tiene que convencer tanto musicalmente como en el texto y sobre todo nos tiene que dar tiempo y espacio para explicar todo lo que queremos explicar. A veces con cuatro palabras basta, pero a veces no.

'El tema de las letras es lo más complicado que hay en una canción'Con canciones tan cortas debe ser más complicado contar cosas, ¿no?

El tema de las letras es lo más complicado que hay en una canción, aunque hay gente que lo deja para lo último y lo pone de relleno, un poco por obligación. Nosostros pensamos que la letra es lo que habla y te explica algo. Es muy complicado resumir en una canción todo lo quieres decir y además que la frase te quepa en la frase musical y suene bien en los oídos. Es lo que nos trae más dolores de cabeza.

¿Hay alguna idea común que englobe estas 40 canciones?

No hay una idea conjunta, así como en otros discos intentamos hacerlos lo más conceptualmente posible. A partir de una idea íbamos desarrollando todo el disco. En este caso no. Hay mucha temática, mucha interpretación, mucha música. Sí que hay canciones que hablan más o menos de lo mismo y se podrían relacionar.

¿Hasta qué punto para vosotros es importante experimentar?

Funcionamos bastante día a día. La meta que tenemos, como cualquier grupo, es hacer el disco que en ese momento queremos hacer. Si nos ha salido un disco así, con 40 canciones y experimentando un poco, es porque teníamos ganas de sacar algo diferente. Eso no quiere decir que todos los discos posteriores sean experimentales.'La meta que tenemos, como cualquier grupo, es hacer el disco que en ese momento queremos hacer'

Por cierto, poneros de acuerdo con el orden de las canciones, con 40 temas, tuvo que ser una odisea...

Fue una locura. Tenemos tendencia a la hora de presentar los discos en directo de mantener el orden de las canciones porque hemos hecho mucho trabajo previo pensando cómo tiene que ser el orden de las canciones. En este caso fue muy difícil. Al final nos regimos un poco por las tres líneas de metro que salen en la portada. Temáticamente no existe división pero intentamos hacer tres discos como si los tuviésemos que editar por separado.

¿Al hacer canciones tan cortas no habéis tenido la sensación de que se perdía algo por el camino?

Eso ha pasado, hay canciones que eran todavía más cortas. A veces teníamos la sensación, y nos lo decía mucha gente, que malgastábamos canciones. Al componer el disco teníamos clara la idea de hacer canciones cortas y se nos quitó esa idea. A veces parece como si ¡ostia!, cuando acabe éste no vamos a tener ideas... pero eso es lo que queremos evitar. Queremos evitar pensar que no tendremos más ideas y que si hubiésemos hecho un disco normal desarrollando las 40 canciones tendríamos cuatro discos más.

Con tanto concierto, habéis convivido mucho con los aeropuertos y en los aeropuestos...

Este último disco está hecho en aeropuertos y hoteles. Joan Miquel tiene una Martin pequeña y viajaba con ella. Tenemos el hándicap de que vivimos en una isla. Siempre tenemos que viajar en avión y dormir en hotel y hay muchas horas muertas.

'Queremos evitar pensar que no tendremos más ideas'Fuistéis número tres en ventas siendo un grupo que canta en catalán. Todo un logro.

Lo recibimos como una sorpresa y muy contentos. Esto de las ventas es de puta madre porque al final es porque el grupo gusta pero es una cosa que no contralamos y que no podemos ver. Nosotros donde vemos si hay público es en los conciertos. Lo recibimos como una buena noticia y ya está.(Pau Debon (centro), Joan Miquel Oliver (debajo izquierda), Jaume Manresa (arriba derecha, Joan Roca (arriba izquierda) y Pere Debon.)

¿Por qué pensáis que vuestras canciones gustan tanto? ¿Lo habéis hablado entre vosotros?

No sé lo que les damos, no tengo ni idea. La base de un grupo tiene que ser la honestidad. Hacer el disco que en ese momento te pide el cuerpo y tus ideas. Sin engañar esas ideas porque tengas miedo que no se venda o que el de la discográfica diga que no es comercial. 'Está pasando algo diferente desde hace diez años en la música en catalán'

La música en catalán parece que está pasando por uno de sus mejores momentos... al menos a nivel mediático.

Es cierto. Es incontestable que está pasando algo diferente desde hace diez años. Ahora bien, yo siempre he dicho que el problema no era de público. El tema era de programación de festivales, que se hiciera un poco normal escuchar música en catalán, sin que al que lo dijera lo mirasen mal. De todas formas nosotros ya hace años que tuvimos la posibilidad de salir de Catalunya y en los conciertos que hemos hecho siempre nos han recibido muy bien, con más o menos gente. Había gente que sabía quién éramos y había gente que nos venía a ver. Eso a mí me hace pensar que el problema real era ajeno a toda la gente que le gusta la música.'Los grupos que hay ahora los veo más originales, que tienen otra forma de trabajar'

¿Entonces qué fallaba, qué ha cambiado?

No lo sé, no tengo ni idea. Nosotros éramos los mismos. Las oportunidades de tocar en la península se han multiplicado por cien, e intentábamos tocar en la península igual que ahora. Es verdad que los grupos que hay ahora los veo más originales, que tienen otra forma de trabajar, con más sinceridad y originalidad. Tienen una manera de trabajar suya y creo eso antes faltaba un poquito.

'La cultura es lo que permanece y es lo que hace feliz a la gente'¿Cómo percibís como grupo la situación política y social actual?

A nivel de grupo siempre hemos intentado dejar al margen el tema político, tanto el tema lingüístico como el tema social. Todo. Porque en Catalunya hay cierta tendencia a que si tú cantas en catalán estás haciendo canción protesta y eso es lo que queríamos evitar. Cada uno pensamos como pensamos y tenemos nuestras ideas políticas, evidentemente, pero nos dedicamos más a un tema estético y no queremos mezclar la política. Que no queremos decir que no se tenga que utilizar la música para reinvindicar algo. Evidentemente es un medio de comunicación buenísimo para protestar, pero no es nuestro caso. Ahora bien, sobre los recortes, sobre todo en cultura que es lo que nos afecta... pues lo hablamos entre nosotros y pensamos que es una barbaridad. Parece que se pasan por encima temas económicos sobre temas culturales y sanitarios, que es la base. La cultura es lo que permanece y es lo que hace feliz a la gente, tenga más o menos dinero.