Público
Público

Aído acusa al PP de Aznar de "evadir" el problema del aborto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha acusado al PP de 'evadir' el problema del aborto durante sus mandatos, en los que se produjeron 500.000 interrupciones del embarazo. 

'No es consenso evadir los problemas y mirar para otro lado', ha afirmado Aído, quien ha insistido en el congreso que la ley del aborto anterior es 'demasiado ambigua' y 'no ofrece garantías jurídicas ni a mujeres ni a profesionales, ni la debida tutela a la vida prenatal'.

Aído ha explicado que este es un punto en el que todos están de acuerdo como respuesta a la pregunta realizada por la diputada conservadora Sandra Moneo, quien ha denunciado la falta de consenso que, en su opinión, el Gobierno no ha tenido en cuenta para proponer la reforma de la ley.

Moneo ha destacado que 'se trata de una reforma que vulnera principios fundamentales de la constitución española' y que se realiza sin mandato expreso de los ciudadanos 'porque no tuvieron el valor de incluir en su programa electoral'.

'No hay ni una sola mujer en la cárcel por abortar en España'

Moneo ha señalado que desde el Ministerio se 'limitan, minimizan, ignoran y desprecian la voluntad de miles y miles de ciudadanos que han tenido que salir a la calle ante una reforma injusta y anticonstitucional'.

Ha añadido que 'esta reforma no tiene que ver ni con los derechos ni la salud de las mujeres, ni con la seguridad jurídica ni con que las mujeres no vayan a la cárcel porque no hay ni una sola mujer en la cárcel por este motivo en España'.

La ministra de Igualdad ha apuntado que el gobierno 'apuesta de una manera clarísima por la maternidad libremente decidida' y por ello es el que más derechos y prestaciones ha reconocido tanto para las madres como para los padres, pero 'también pensamos que no se puede penalizar a las mujeres por tomar una decisión tan difícil'.

'Al menos las mujeres deberían respetar, apoyar y comprender a quienes por el motivo que sea y dentro de unos plazos razonables no quieren o no pueden asumir de manera forzada la gran responsabilidad de la maternidad', ha concluido.