Público
Público

Air Comet echa el cierre y deja a 1.500 pasajeros al día sin vuelos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La compañía Air Comet, propiedad del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y de su socio Gonzalo Pascual, echó el cierre ante la imposibilidad de pagar sus deudas, lo que deja en la calle a 640 trabajadores y a 1.500 personas sin volar al día.

La dirección de la compañía se reunió con los representantes de los sindicatos en la empresa, a quienes les comunicó que presentará hoy un concurso de acreedores y un expediente de regulación de empleo (ERE) para toda la plantilla, informaron a EFE fuentes sindicales.

Fuentes próximas a la dirección de Air Comet confirmaron a Efe que la compañía no ha operado ningún vuelo.

Esto se ha debido a que un juez de la Corte Suprema de Londres ha ordenado el cese de actividad de Air Comet tras admitir una demanda por impago presentada por el banco alemán Nord Bank, con el que la aerolínea tenía un contrato por el "leasing" de su flota.

Los sindicatos cifran la deuda de Air Comet con el banco en 25 millones de dólares (17,2 millones de euros).

No obstante, las deudas totales de Air Comet pueden ascender a cien millones de euros si se suman, entre otras cosas, los sueldos que la plantilla tiene pendientes de cobrar (unos 2,5 millones de euros) o lo que debe a la Seguridad Social (cerca de 16 millones de euros), así como otros préstamos contraídos, según fuentes sindicales.

Fuentes del sindicato de tripulantes de cabina STAVLA cifraron en 1.500 pasajeros los que, al día, se quedarán sin volar a los destinos que opera (seis de ida y otros tantos de vuelta) a las ciudades de Guayaquil, Lima, Buenos Aires, Bogotá, La Habana y Quito.

El Ministerio de Fomento ha advertido a Air Comet que emprenderá "las actuaciones legales necesarias para que la empresa haga efectivo los derechos de los pasajeros".

Los sindicatos esperaban, tal y como acordaron con Díaz Ferrán para desconvocar una serie de huelgas, que buena parte de la plantilla, que en algunos casos lleva más de ocho nóminas sin cobrar, recibiera transferencias o pagarés por sus salarios de octubre y noviembre por valor de 300.000 euros.

Los trabajadores también esperaban que Aviación Civil se hiciese cargo del pago de los sueldos hasta el próximo 7 de enero, para garantizar que la aerolínea siguiera operativa al menos hasta ese día.

Además de la paralización de los aviones, el juez británico prohibió a Air Comet la venta de billetes desde el pasado viernes.

El cierre de Air Comet se produce después de que el pasado 4 de diciembre se anunciara el intento de compra de la aerolínea por parte del empresario holandés Arnold Leonora, presidente de la sociedad Air Transport y representante de un grupo de entidades financieras y socios industriales.

El precio que iba a pagar era simbólico, dado que el comprador se hacía cargo de la deuda total de la aerolínea.

La compra de Air Comet conllevaba también la de la sociedad Astra, perteneciente también a Díaz Ferrán y Pascual, y propietaria de algunos de sus aviones.

El 8 de diciembre, Aviación Civil mantuvo reuniones, por separado, con los representantes de Air Comet y de Air Transport para conocer las intenciones de la venta que finalmente no se ha cerrado.

Pese al anuncio del concurso de acreedores y del ERE, Air Comet aún mantiene en su página web una promoción para volar en enero, febrero y marzo a ciudades como Buenos Aires, Quito, La Habana, Bogotá o Lima, si bien a la hora de reservar se informa de que no hay vuelos disponibles.

El cierre de Air Comet se produce justo tres años después del de Air Madrid, que tuvo lugar el 15 de diciembre de 2006, también antes de la campaña turística navideña

La liquidación de Air Comet podría durar al menos un año, según abogados consultados por EFE, que han advertido de que puede ser un proceso complicado porque la aerolínea cuenta con activos domiciliados en el extranjero, que pueden acarrear problemas de competencia judicial entre distintos Estados.

Desde las asociaciones de consumidores, la Facua pide a Air Comet que dé la cara y que explique a los usuarios si piensa compensarles por los vuelos que no puedan tomar; y la UCE demanda que intervenga el Ministerio de Fomento para mitigar el daño que puedan padecer en Navidades los clientes.