Público
Público

Los "airbags" no serían riesgosos para las embarazadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

El impacto de un airbagdurante un accidente de tránsito no aumenta el riesgo decomplicaciones en el embarazo.

Los airbags, cuando se usan junto con el cinturón deseguridad, reducen el riesgo de morir o sufrir lesiones gravesen las víctimas de colisiones vehiculares. Pero existen dudassobre las consecuencias del impacto de un airbag contra elabdomen de una embarazada.

Han existido casos que van desde la ruptura del útero o laplacenta hasta abortos.

En el nuevo estudio, un equipo analizó datos de 3.348colisiones en las que participaron embarazadas en el estado deWashington, entre el 2002 y el 2005.

En la mayoría de las complicaciones, incluidos eldesprendimiento placentario de la pared uterina, el estrésfetal y la cesárea, no hubo evidencias de un aumento del riesgopor la apertura del airbag.

Sí se observó una mayor tasa de muerte fetal en losaccidentes en los que se activó el airbag: un 1 frente a un 0,3por ciento en accidentes sin apertura del airbag.

Dado que hubo sólo dos muertes fetales en cada grupo, elequipo escribió en la revista Obstetrics & Gynecology que no sepueden sacar conclusiones.

En Estados Unidos, casi 33.000 embarazadas participan enaccidentes vehiculares cada año. Esos accidentes son una de lasprincipales causas de muerte fetal.

Dado que los airbags salvan vidas, el ColegioEstadounidense de Obstetricia y Ginecología (ACOG) aconseja nodesactivarlo durante el embarazo.

El nuevo estudio respalda esa recomendación, confirmó laautora principal del estudio, Melissa A. Schiff, profesora deepidemiología de la Escuela de Salud Pública de la Universityof Washington, en Seattle.

Schiff agregó que, aunque los resultados "no sonconcluyentes" sobre el riesgo de muerte fetal y partoprematuro, el equipo halló una mayor tasa de parto prematuro enlos accidentes que incluyeron activación del airbag: el 16 porciento versus 10 por ciento en las colisiones sin activación.La diferencia no fue estadísticamente significativa.

Para Schiff, se necesitan más estudios para conocer si losairbag aumentan el riesgo de parto prematuro o de muertefetal.

Por ahora, dijo, las embarazadas deben cumplir lasrecomendaciones del ACOG. Asimismo, la experta añadió que elcinturón de seguridad es la mejor protección en un accidente.

Según ACOG, las embarazadas siempre deben usar un cinturóncon la correa inferior sobre los huesos de la cadera (pordebajo del abdomen) y la correa superior entre los pechos. Elasiento tiene que estar lo más lejos posible del tablero.

FUENTE: Obstetrics & Gynecology, enero del 2010