Público
Público

Al detenido en Navarra, ex concejal de EH en Villava, se le imputa "colaboración" con ETA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jose Manuel Jurado Torvisco, ex concejal de Euskal Herritarrok en Villava y cabeza de la lista abertzale de esta localidad ilegalizada en las últimas elecciones municipales, es la persona detenida hoy en Navarra por "colaboración o integración en banda armada" dentro de la operación ordenada por el juez Garzón.

Según explicó el delegado del Gobierno en Navarra, Vicente Ripa, Jurado fue detenido en una vivienda de la calle Asunción de la localidad de Arraitz-Orkin, en el Valle de Ulzama, donde la Policía se incautó de "un ordenador y documentación de interés cierto cuyo alcance y consecuencias corresponde determinar a la autoridad judicial".

A Jurado se le imputa un presunto delito de colaboración o integración en banda armada, de forma que "la Policía tiene acreditado que Jose Manuel Jurado ha alquilado locales para comparecencias públicas de ANV y también de portavoces de Batasuna".

En conferencia de prensa para informar sobre el Servicio Social Penitenciario, el delegado del Gobierno en Navarra explicó que en la operación, llevada a cabo por efectivos del Cuerpo Nacional de Policía entre la 01.00 y las 03.30 horas de hoy, se precintó asimismo la sede de ANV en Pamplona, ubicada en la calle Dos de Mayo número 2 en el casco antiguo de la capital navarra.

En su registro los efectivos policiales se incautaron de cinco ordenadores y de "variada documentación y cartelería", informó Ripa tras disculparse por no poder aportar más información "por el debido respeto a las diligencias judiciales abiertas".

En todo caso advirtió tras estos hechos de que "en la mano de la izquierda abertzale radical, incluyendo en esa denominación a sus organizaciones satélites, ha estado que hubiera podido alcanzar una situación de plena estabilidad en las instituciones".

Al respecto explicó que, "sabiendo que está vigente una ley de partidos con las limitaciones que establece en el ámbito político para quienes apoyan o son condescendientes con la violencia, han optado por someterse a los dictados de ETA en vez de por persuadirle para abandonar su actividad criminal como lo exige la sociedad de forma clamorosa, o en su defecto por marcar distancias respecto a la organización terrorista", lamentó Ripa.