Público
Público

Al menos 14 muertos en dos atentados suicidas en noroeste de Pakistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos 14 personas han muerto en dos atentados suicidas registrados hoy en el noroeste de Pakistán contra dos edificios de las fuerzas de seguridad, según informaron distintas fuentes oficiales citadas por los medios paquistaníes.

Los ataques se produjeron en la Provincia de la Frontera Noroeste (NWFP), el más grave tuvo lugar en la capital, Peshawar, donde murieron 8 personas y 30 sufrieron heridas, y el otro dejó 6 muertos en la ciudad de Bannu, según fuentes citadas por el canal Dawn.

En el ataque de Peshawar, una fuerte explosión ocurrió a las 06.45 horas locales (01.45 GMT) frente a un estadio del Ejército, y tuvo como supuesto objetivo un edificio de los servicios de inteligencia paquistaníes (ISI) situado en la zona.

Los heridos fueron trasladados a los hospitales cercanos, según una fuente oficial citada por Dawn, que precisó que la mayoría de las víctimas son civiles.

Los equipos de rescate se trasladaron al lugar de los hechos, en la carretera de Khyber, e iniciaron su tarea con el temor, según una fuente citada por el canal Geo, de que haya personas atrapadas entre los escombros de los edificios afectados por la explosión.

La Policía, por su parte, ha acordonado el lugar de la deflagración y ha cerrado la zona al tráfico tras habilitar rutas de transporte alternativas, mientras que las autoridades han ordenado el cierre de las escuelas cercanas, informó el canal paquistaní Express.

El otro ataque suicida se produjo en la ciudad de Bannu, también en la NWFP pero limítrofe con las zonas tribales de Waziristán del Norte y del Sur, con el objetivo de destruir la comisaría de Policía de la zona de Bakakhel, según una fuente citada por Dawn.

En el ataque murieron seis personas y otras ocho resultaron heridas, indicó la fuente, aunque según la versión del canal Express los fallecidos fueron sólo tres.

De acuerdo con Express, el edificio de la Policía quedó destruido por completo, aunque las fuerzas de seguridad han tomado el control de la situación y han arrestado a un sospechoso.

Pakistán, y en particular la NWFP, atraviesa desde principios de octubre una ola de violencia terrorista que ha dejado más de 400 muertos en una veintena de atentados contra mercados, edificios de las fuerzas de seguridad o autoridades políticas y militares.

La ciudad de Peshawar ya sufrió a comienzos de la semana dos ataques suicidas que causaron la muerte de 18 y 4 personas en un mercado de ganado y un puesto policial, respectivamente.

La mayoría de los ataques han sido reivindicados por la insurgencia talibán paquistaní, en cuyo feudo máximo, la región tribal de Waziristán del Sur, el Ejército inició hace algo más de tres semanas una operación a gran escala.

La ofensiva en este distrito fronterizo con Afganistán se ha cobrado la vida de 521 insurgentes y 51 soldados hasta la fecha, según cálculos militares que carecen de comprobación independiente y no incluyen a civiles.