Público
Público

Al menos 14 muertos en la represión de las protestas en Siria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos 14 personas murieron hoy en distintas zonas de Siria, la mayoría en la ciudad central de Homs, al reprimir las fuerzas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, las multitudinarias protestas, según un grupo opositor.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) informó, en un comunicado, de la muerte de diez personas en Homs, tres en la provincia meridional de Deraa y una en la septentrional de Idleb.

Homs, uno de los principales bastiones de la oposición, es objeto de una dura ofensiva desde hace semanas y, según denunció hoy Human Rights Watch (HRW), el régimen de Al Asad ha cometido en esta provincia crímenes contra la Humanidad.

El informe publicado por HRW cita entre los abusos llevados a cabo los asesinatos ilegales, el uso de armadas pesadas contra civiles desarmados y la tortura a los detenidos.

El ataque contra Homs se centró hoy sobre todo en el barrio de Al Bayada, donde murieron al menos cuatro personas al irrumpir las fuerzas gubernamentales con vehículos blindados y armamento pesado para reprimir las manifestaciones, que como cada viernes fueron masivas.

Esta nueva jornada de protestas fue bautizada por muchos como "Viernes de la congelación de la membresía", en alusión a la petición de los opositores a la Liga Árabe de que suspenda la participación de Siria en la organización en su reunión de mañana.

En cuanto a la situación en Deraa, el OSDH señaló que entre los tres fallecidos hay un niño de 13 años, que pereció al estallar un artefacto explosivo en la aldea Al Musaifara.

También lanzó el ejército una gran ofensiva en Idleb, otro de los feudos opositores, donde entraron con tanques y carros blindados en la ciudad de Jan Shijun.

En esta provincia, tres miembros del ejército y las fuerzas de seguridad resultaron heridos por disparos de hombres armados que se cree son desertores en un puesto de control en la conflictiva localidad de Maarat el Numan.

Tanto en Idleb como en Homs, los grupos opositores hablan de deserciones masivas por parte de soldados que se niegan a disparar contra los civiles, aunque esto como el resto de los datos no puede ser comprobado de forma independiente por las restricciones impuestas a los periodistas por el régimen de Damasco.

Los militares y las fuerzas de seguridad se han desplegado también en el barrio damasceno de Berza, en Deir el Zur (este) y en Hama (centro), donde han disparado para dispersar las protestas.

Desde mediados de marzo pasado, Siria es escenario de revueltas populares contra el régimen de Al Asad que han causado la muerte de más de 3.500 personas, según las últimas cifras difundidas por Naciones Unidas.