Público
Público

Al menos 22 muertos en un ataque con misiles de EEUU en Pakistán

La ofensiva de un avión no tripulado se ha producido en la región tribal de Bajaur, al noroeste del país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos 22 personas han perdido la vida en un ataque con misiles lanzados, supuestamente, por un avión no tripulado de EEUU.

El ataque se ha producido en la región tribal de Bajaur, al noroeste de Pakistán, según ha inforamdo al canal privado Dawn una fuente oficial.

El ataque tuvo lugar en la población de Damadola de la demarcación, fronteriza con Afganistán, y presuntamente tenía como objetivo la residencia de un familiar del líder de los talibanes en la región, Faquir Mohamed, según la fuente, citada por la cadena privada.

Por su parte, el canal Geo TV situó el número de fallecidos en catorce, aunque no especificó sus fuentes.

En el inmueble atacado se encontraban varios destacados cabecillas insurgentes, incluidos algunos 'extranjeros' que, supuestamente, forman parte de la red terrorista internacional Al Qaeda, según una fuente de inteligencia citada por Dawn.

En los últimos días, la prensa había especulado con la presencia en Bajaur del 'número dos' de esta organización, Ayman al Zawahiri.

Los ataques de aviones no tripulados estadounidenses son habituales en el cinturón tribal paquistaní, pero normalmente suelen concentrarse en las regiones de Waziristán del Norte y del Sur, que son el bastión principal de los insurgentes.

En Bajaur, las fuerzas de seguridad paquistaníes lanzaron en verano de 2008 una gran operación contra los talibanes en la que dijeron haber matado a cientos de integristas, aunque no pudieron dar con el paradero de la cúpula insurgente.

A pesar de que a principios de este año el mando militar proclamó la victoria sobre la insurgencia en la demarcación, en los últimos meses han continuado registrándose numerosas ofensivas puntuales y sucesos violentos.

Las autoridades de Pakistán rechazan en público las acciones militares de los aviones espía de EEUU, pero en realidad los ataques cuentan con el consentimiento tácito de Islamabad, cuyos servicios secretos comparten información con los estadounidenses, según diversas fuentes de ambos países.