Público
Público

Al menos 70 detenidos a prisión mientras Marruecos mantiene el bloqueo a la prensa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los detenidos tras los disturbios de esta semana en El Aaiún han comenzado a ser presentados ante la justicia y al menos 70 han ingresado en prisión, mientras Marruecos continúa impidiendo a la prensa española acceder a la capital administrativa del Sáhara Occidental.

El Ministerio Público anunció en un comunicado que ayer fueron presentadas ante el fiscal del Tribunal de Apelación de El Aaiún 67 personas detenidas en esta ciudad, supuestamente implicadas en los disturbios del pasado lunes tras el desmantelamiento del campamento de protesta de Gdaim Izik y acusadas de "actos de vandalismo".

De ellas, seis fueron trasladadas "ante el director de la justicia militar", otras siete fueron puestas en libertad y el resto ingresaron en la llamada "Prisión Negra" de El Aaiún por orden del juez de instrucción que les tomó declaración.

Además, el mismo tribunal también dictó el ingreso en esa penitenciaría de otros diez detenidos por los disturbios en Marsa, a unos 20 kilómetros de El Aaiún.

Los cargos que se les imputan son innumerables, y abarcan desde "constitución de banda criminal para perpetrar actos criminales contra personas", hasta "participación en secuestro, rapto y tortura", pasando por "desobediencia y violencia contra funcionarios públicos" o "agrupación armada".

Por su lado, fuentes saharauis señalaron que cientos de detenidos han sido liberados en las últimas horas, y, según diversos testimonios concordantes reunidos por EFE, en varios de estos casos se han producido denuncias por malos tratos por parte de la policía.

Esas mismas fuentes señalan que entre los detenidos hay personas que no se encontraban en el campamento de protesta de Gdaim Izik, pero que fueron arrestados por su condición de jóvenes y saharauis.

Mientras, la cifra oficial de muertos por los disturbios asciende ya a trece, tras el fallecimiento de un civil saharaui, Brahim Daudi, y de un agente de las Fuerzas Auxiliares marroquíes.

El Gobierno español ha pedido a las autoridades marroquíes que esclarezca "urgentemente" las circunstancias relacionadas con la muerte del otro saharaui fallecido en El Aaiún, según el Gobierno marroquí, Baby Hamadi Buyema, quien tiene documentación española.

Precisamente, el cónsul de España en Rabat, Rafael Jover, se desplazó ayer a la capital administrativa del Sahara Occidental para "prestar protección consular" a los ciudadanos españoles que se encuentran en la ciudad, según fuentes diplomáticas.

La situación, que según testigos presenciales comienza a ser más tranquila en las calles de El Aaiún, continúa siendo difícilmente verificable para la prensa española, ya que, un día más, las autoridades marroquíes han vetado a corresponsales y enviados especiales viajar hasta ese lugar.

A causa de su información sobre los incidentes en el Sahara Occidental, el Ministerio marroquí de Comunicación anuncióayer su decisión de retirar la acreditación al corresponsal del diario español ABC, Luis de Vega, con más de ocho años de experiencia en el país.

Marruecos retiró el permiso a De Vega por la "continuación del perjuicio a la imagen del país a través de la difusión de informaciones falsas sobre la situación verdadera en nuestras provincias del Sur" (en alusión al Sáhara Occidental), según un omunicado.

El periodista español considera esta decisión "no sólo un ataque a Luis de Vega y a ABC, sino al grueso de los periodistas españoles, que viven en Marruecos un acoso que se ha convertido en sistemático en los últimos días".

"Sólo entiendo mi presencia aquí si me dejan trabajar como periodista; si no, no tiene sentido", explicó De Vega, decano de los corresponsales españoles en el país magrebí.

A esta decisión gubernamental se le unieron ayer otros dos incidentes con periodistas españoles.

Tres enviados especiales de la emisora Cadena SER fueron expulsados por el Gobierno marroquí tras haber conseguido llegar a El Aaiún, bajo la acusación de haber "proporcionado informaciones falsas sobre su identidad y su profesión", según las autoridades locales.

Según Rabat, durante su presencia en El Aaiún, Nicolas Castellano, Àngels Barceló y Ángel Cabrera "han hecho, de manera clandestina, coberturas y reportajes deformando la realidad sobre los últimos acontecimientos en la ciudad".

En esta misma línea, las autoridades marroquíes impidieron a nueve periodistas españoles -dos de TVE, uno de Onda Cero, dos de Antena 3, una de France Press, uno de Público y dos enviados de Efe- desembarcar del avión en el que habían viajado a El Aaiún desde Las Palmas.

Los periodistas se vieron obligados a volver en el mismo aparato a Las Palmas, acompañados de los enviados especiales de la Cadena SER expulsados por Marruecos.

DISPLAY CONNECTORS, SL.