Público
Público

Al menos cuarenta muertos en un incendio forestal al norte de Israel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos cuarenta personas han muerto y decenas resultaron heridas en un incendio forestal que se declaró hoy en las inmediaciones de la ciudad de Haifa, en el norte de Israel, revelaron fuentes sanitarias israelíes.

La Estrella de David Roja (equivalente a la Cruz Roja) anunció que las víctimas mortales quedaron atrapadas por las llamas cuando viajaban en un autobús, en su mayoría guardias de una prisión y miembros del dispositivo de emergencia.

"Hay muchas víctimas. Estamos hablando de unas 40 personas", refirió a los medios el ministro de Seguridad Interior, Yitzhak Aharonovitch.

Agregó que se teme por la vida de varios desaparecidos entre los que figuran policías y guardias penitenciarios, y que la ciudad de Haifa no ha sido puesta en aviso porque no está en peligro. El incendio se mueve en dirección oeste.

El portavoz de la Estrella de David Roja Eli Bin declaró al Canal 10 de la televisión israelí que a última hora de la tarde habían sido identificados 22 cuerpos y confirmó que los servicios de socorro trabajan con la posibilidad de que personas desaparecidas puedan haber sido víctimas de las llamas.

Entre los heridos, se teme por la vida de al menos tres, entre los que se cuentan responsables y miembros de los equipos dedicados a salvar vidas.

Millares de personas tuvieron que ser evacuadas de sus hogares a causa del incendio, que se declaró al mediodía en el bosque Carmel y que ocho horas después había arrasado más de 600 hectáreas de terreno, en lo que los medios israelíes consideran ya el incendio más grave ocurrido en la historia del país.

Iniciado en varios puntos y favorecido por rachas de viento de 30 kilómetros por hora y temperaturas en torno a los 30 grados centígrados, el fuego quemó gran parte del tendido eléctrico y obligó a cortar numerosas carreteras.

Los bomberos y numerosos equipos de emergencia que colaboran en la extinción del incendio no habían logrado a primera hora de la noche controlar las llamas, cuya virulencia ha causado estragos en las áreas como el kibutz de Bet Oren, que según explicó un testigo a la radio pública israelí, "sencillamente ha desaparecido del mapa".

Países como Chipre, Grecia o Bulgaria han confirmado el envío de aviones y equipos para colaborar en las labores de extinción, a las que han sido llamados servicios de bomberos de todo Israel.

Varias poblaciones tuvieron que ser evacuadas, entre ellas el kibutz, un hotel, la Universidad de Haifa, una aldea drusa y la prisión de Damon, con 500 presos.

La mayor parte de las víctimas mortales se registraron al volcar un autobús en el que viajaban 50 guardias del centro penitenciario -y que al parecer iba escoltado de una patrulla policial- que tenía por objeto evacuar a los reclusos de la cercana cárcel y quedó atrapado por las llamas.

Imágenes difundidas por los medios muestran el vehículo completamente calcinado, mientras que los cadáveres recuperados de su interior deberán pasar por un difícil proceso de identificación en el que ya se está asesorando psicológicamente a los familiares.

En las labores de rescate y asistencia colaboran además de la Policía, Bomberos y servicios sanitario, aparatos de la Fuerza Aérea que desde el aire rocían los principales focos.

El ministro de Defensa, Ehud Barak, ha movilizado a diferentes cuerpos del Ejercito israelí para sofocar las llamas.

Los hospitales de la zona han abierto líneas de emergencia y establecido dispositivos especiales para atender a los heridos.

Una de las sospechas es que el incendio pudo surgir en un vertedero ilegal de la zona, hecho que ha sido rechazado por el Ministerio de Medioambiente.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, quien se ha desplazado al lugar de la tragedia, pidió la ayuda de Rusia, Grecia, Chipre, Italia, Turquía y EEUU para aplacar el incendio.

"Debemos extraer conclusiones a fin de lidiar con catástrofes de este tipo, pero ahora todo debe centrarse en salvar vidas", recalcó el jefe del Ejecutivo de Israel.

El primer ministro de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Salam Fayad, ha transmitido sus condolencias al presidente israelí, Simon Peres, en nombre del pueblo palestino.