Público
Público

Al menos diez personas mueren en una nueva ofensiva del régimen sirio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos diez personas murieron hoy en Siria, siete de ellos en el bastión opositor de Homs (centro), al continuar la ofensiva de las fuerzas leales al régimen de Bachar al Asad pese a la presencia en el país de observadores árabes.

El grupo opositor Comités de Coordinación Local (CCL) informó de que los ocupantes de tres coches de la policía abrieron fuego de manera indiscriminada en la zona industrial de Homs, lo que causó la muerte a tres civiles y heridas graves a un número indeterminado.

Los CCL añadieron, en un comunicado, que en esa ciudad murieron también cuatro otras personas, pero sin precisar las circunstancias.

La fuente agregó que otra persona falleció en la localidad de Al Yaduda, en la provincia meridional de Deraa, como consecuencia de las heridas sufridas por disparos de las fuerzas de seguridad.

En Hama, en el centro, murió una persona y otra resultó herida, en el barrio de Al Taoniya, por las balas de las fuerzas de seguridad.

La décima víctima falleció en la capital, Damasco, según este grupo, que no ofreció más detalles al respecto.

En su nota, los CCL explicaron que la aviación militar sobrevoló hoy zonas de Rif Damasco, en la periferia de la capital siria, donde se desplegaron tanques del Ejército.

En Deir al Zur, noreste del país, varios tanques y vehículos del Ejército se dirigieron al barrio de Al Buawad, donde las fuerzas de seguridad dispararon de manera indiscriminada.

Por otra parte, el también opositor Observatorio Sirio de los Derechos Humanos aseguró, en un comunicado similar, que las autoridades cortaron todas las comunicaciones telefónicas en la ciudad de Banyas (Homs).

La fuente agregó que esta medida, que afectó a las comarcas de Al Bida y Al Marqab cercanas a Banyas, se produjo por la primera vez desde que esta localidad fue tomada por las fuerzas del Ejército, en mayo pasado.

Respecto a los esfuerzos políticos para cesar la represión, la Liga Árabe decidió hoy aplazar hasta el domingo la reunión urgente, prevista para el sábado, de su grupo de contacto para Siria para estudiar el primer informe de los observadores árabes encargados de evaluar la situación en ese país.

Desde que comenzaron las protestas prodemocracia a mediados de marzo pasado, más de 5.000 personas han muerto por la represión del régimen sirio, que acusa a grupos terroristas armados de estar detrás de las revueltas populares.