Publicado: 01.12.2013 14:49 |Actualizado: 01.12.2013 14:49

Al menos 4 muertos y 68 heridos por un descarrilamiento de un tren en Nueva York

El accidente ha tenido lugar en las inmediaciones de la estación del Bronx, cerca del rio Hudson. El conductor afirma que los frenos fallaron. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos cuatro personas han fallecido y 68 han resultado heridas, 11 de ellas en estado crítico, en un descarrilamiento de un tren de pasajeros en la estación del Bronx en Nueva York, según informa la BBC. Algunos de los vagones se encuentran sumergidos en el agua cercana a la zona del accidente. 

El accidente ha ocurrido a las 7.20 de la mañana del domingo en la sección Spuyten Duyvel del Bronx, cerca del río Hudson, donde han sido suspendidos los servicios según ha apuntado la Autoridad Metropolitana del Transporte. El tren salió a las 5.45 de Poughkeepsie, al norte de Nueva York, con unos 70 pasajeros y tenía previsto llegar a la estación Grand Central newyorquina a las 7.43 de la mañana.

Cinco de los siete vagones se han salido de la vía aún por causas desconocidas, según fuentes de la compañía de Transportes de Nueva York. Sin embargo, el conductor del tren siniestrado ha asegurado al personal que investiga lo ocurrido que los frenos del convoy no funcionaron, según informa la CNN citando fuentes de la propia investigación. Éste, que se encuentra entre los heridos, ha explicado que accionó los frenos del tren, pero que no se redujo la velocidad como era de esperar.

Once de los heridos se encuentran en estado crítico La CNN, citando al Departamento de Bomberos de la ciudad, ha afirmado que cerca de 100 operarios se han acercado al lugar ya que se ha realizado múltiples partes de lesiones. Además, buceadores y embarcaciones de los servicios de emergencia están rastreando por si algunos pasajeros hubieran caído al río.

El gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, ha visitado ya la zona del accidente para conocer de primera mano la situación. Cuomo dijo en una improvisada conferencia de prensa que se van a investigar de forma inmediata las causas del accidente, y que de momento no van a divulgar las identidades de las víctimas hasta que se notifiquen a sus familiares. "Lo que sabemos hasta ahora es que cuatro personas han perdido la vida en este fin de semana festivo de Acción de Gracias", dijo el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, quien se desplazó al lugar del suceso, en el barrio de El Bronx.

El accidente sucedió en una curva muy pronunciada, y el tren iba propulsado por una locomotora en su parte trasera, no en la delantera como es habitual, según informó el canal de televisión local NY1. Uno de los pasajeros, Frank Tatulli, indicó a la cadena WABC-TV que el tren parecía "ir mucho más rápido de lo normal" a la hora de tomar una complicada curva de camino a la estación.

Según varios testigos, el tren circulaba a mayor velocidad de lo permitido

"Estaba dormido y me desperté cuando el vagón empezó a dar varias vueltas. Entonces empecé a escuchar a la gente gritar", dijo al diario The New York Post Joel Zaritsky, uno de los supervivientes del accidente. Entre los heridos se encuentran cuatro empleados de Metro North, incluido el maquinista, quien al parecer intentó frenar sin éxito al entrar en una curva muy pronunciada en la que el límite de velocidad son 48 kilómetros por hora.

Algunos testigos señalaron a diferentes medios locales que el tren circulaba a mayor velocidad de lo permitido, mientras que el presidente de la MTA, Thomas Prendergast, admitió en una improvisada rueda de prensa que es uno de los motivos que se están investigando. Por su parte, el jefe del Departamento de Policía de Nueva York, Raymond Kelly, explicó a los periodistas que antes de ser trasladado al hospital el maquinista habló con los investigadores de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB).

Es un fin de semana muy complicado debido al gran número de desplazamientos

"Pasará tiempo hasta saber qué pasó, y si el exceso de velocidad fue un factor determinante es algo que se tiene que investigar", dijo, por su parte, una portavoz de la MTA, quien reveló que la caja negra del tren será entregada a la NTSB. El presidente estadounidense, Barack Obama, fue informado de la tragedia por sus asesores de seguridad nacional, y dijo en un comunicado distribuido por la Casa Blanca que sus oraciones están con los familiares y amigos de las víctimas.

El descarrilamiento de hoy amenaza con complicar un poco más el transporte ferroviario en uno de los fines de semana más complicados del año debido al gran número de desplazamientos que se esperan por la festividad de Acción de Gracias.

Este accidente culmina una larga serie de incidentes menores y averías de consideración en los trenes de la MTA durante los últimos meses, incluido otro descarrilamiento muy cerca del lugar de hoy en el que se vio afectado un tren de carga.

Las autoridades podrían tardar entre siete y diez días en determinar las causas del accidente. Una de las prioridades de los técnicos del Consejo Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) es examinar el aparato que registra las conversaciones y los datos técnicos de la cabina (equivalente a la "caja negra" de los aviones), según explicó el responsable del equipo, Earl Weener, en una conferencia de prensa esta noche en la zona del accidente.

Además, se van a entrevistar al personal del tren y se van a investigar los datos del sistema de señales, el estado de los frenos y otros componentes mecánicos, así como los registros de mantenimiento del material y las vías, añadió Weener. "Nuestra misión es entender cómo y por qué ocurrió [el siniestro] para que no vuelva a ocurrir otra vez", afirmó el técnico, quien indicó que podrían tardar entre siete y diez días en determinar las causas del accidente.

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, señaló en la misma conferencia de prensa que "la seguridad es la prioridad número uno" y que el accidente es una oportunidad para revisar todos los procedimientos de seguridad de la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA), que gestiona los trenes de cercanías de la región de Nueva York.

Weener evitó claramente pronunciarse sobre la posibilidad de que el convoy circulara con exceso de velocidad en el momento en que se produjo el accidente. "No sabemos cuál era la velocidad del tren. Lo veremos en los registros", señaló. Un responsable municipal citado por el diario The New York Times indicó que el maquinista del tren había dicho al personal de emergencia que los frenos no habían funcionado, aunque todavía no se había podido confirmar su versión.