Público
Público

Al menos nueve muertos en Siria por disparos de las fuerzas de seguridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos nueve manifestantes murieron hoy en Siria por disparos de las fuerzas de seguridad, que intentaron dispersar las multitudinarias protestas convocadas en todo el país, según los grupos opositores.

El presidente de la Organización Nacional de Derechos Humanos en Siria (ONDHS), Ammar Qurabi, dijo a Efe que la represión causó nueve víctimas, tres de ellas en los alrededores de Alepo (norte), dos en Homs (centro) y el resto en Hama (centro) y en localidades de las provincias de Idleb y Rif Damasq.

Por su parte, el opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos cifró las víctimas en siete, mientras que los denominados Comités Locales de Coordinación identificaron a cinco nuevos mártires.

Según los Comités, dos manifestantes fallecieron en la localidad de Azaza, en las cercanías de Alepo, uno en Homs, a causa de disparos de francotiradores, y los otros dos en pueblos de Idleb (norte) y Rif Damasq (este).

Desde el comienzo de las protestas tras el rezo musulmán del mediodía, las fuerzas del orden atacaron a los miles de manifestantes que salieron a las calles para exigir la caída del régimen del presidente sirio, Bachar al Asad.

En Alepo, donde las protestas no calaron desde su inicio a mediados del pasado mes de marzo, las fuerzas del orden asaltaron una mezquita y llevaron a cabo una amplia redada.

Mientras, en Homs, donde en la última semana la represión de los cuerpos de seguridad ha dejado cerca de una veintena de víctimas, las fuerzas del orden dispararon contra una manifestación que tenía lugar cerca de un mercado de verduras.

Además, varias localidades de la provincia de Idleb han sido escenario de grandes protestas y durante la convocada en el pueblo de Kafrumeh falleció un hombre de 35 años y su hermano resultó herido de un disparo.

En cuanto, a la provincia de Rif Damasq, las fuerzas de seguridad reforzaron sus efectivos, irrumpieron en varias localidades, y trataron de dispersar con disparos y gases lacrimógenos las protestas.

Las protestas se extendieron por todo el país y fueron especialmente multitudinarias en la ciudad de Hama (centro) y de Deir el Zur (este).

Desde el inicio de la revuelta popular contra Al Asad a mediados del pasado mes de marzo, han perdido la vida entre 1.450 y 2.000 personas, según fuentes de la oposición y organizaciones pro derechos humanos sirias, mientras que el régimen de Damasco mantiene detenidas a otras 15.000.